Economía

La eliminación del 4x4 trastoca el juego de la importación

La liberación de tributos para traer paquetes beneficia al consumidor, pero los importadores creen que la medida debe revisarse. Hablan de desventajas

Importación+puerto marítimo
El año pasado, el país demandó $ 16.900 millones en productos del exterior.  Archivo / Expreso

Faltan solo cuatro días para que en el país entre a regir la eliminación de restricciones para la importación de paquetes 4x4 (aquellos que se traen vía courier). No obstante, lo que representa una fiesta para el comercio ‘online’ y el consumidor por los bajos costos (se elimina una tasa de $ 42), se convierte en una amenaza para los importadores. Esto pese a que la flexibilidad significa volver a las reglas que ya existían hace 7 años y a que las compras que se realizan al menudeo no se hacen con fin comercial.

PUERTO DE GUAYAQUIL  (33341390)

Un nuevo control aduanero marca presión en las empresas

Leer más

Esto último no convence a Pablo Torres, agente aduanero y representante sectorial de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), quien está convencido de que la medida, sin control, terminará por afectar al importador formal. “Está bien que alguien a partir del próximo 15 de junio decida comprar sus cremas libre de impuestos, pero hay que pensar que del otro lado hay un importador que para traer el mismo producto al país tuvo que pagar tributos, cumplir con reglas de registro sanitario y sacar licencia INEN”, dice. Las reglas con las que debe cumplir todo importador autorizado.

La resolución, emitida por el Comité de Comercio Exterior (Comex) a inicios de mayo, surge en el marco del acuerdo de primera instancia que Ecuador suscribió con Estados Unidos y que, entre varios temas, impulsa la facilitación del comercio. En esa línea, se dictó la suspensión del pago de $ 42 (que se eliminará para paquetes cuyo peso sea menor o igual a cuatro kilogramos y su valor sea menor o igual a 400 dólares) y el levantamiento del límite de compras anuales (actualmente se puede importar solo 5 veces).

Roberto Bigalli, gerente general de Estuardo Sánchez, una de las mayores importadoras del país, dice estar a favor del libre comercio y a que la gente pueda tener acceso a una diversidad de productos a mejores costos; no obstante, él también cree que la reforma se hace a costa de castigar a un sector comercial que aún se muestra golpeado por la pandemia. “Yo soy de los que creo que se debe liberalizar cualquier aspecto de la economía, pero si se lo hace, se lo hace para todos”.

ff3e1eed-da81-4ead-b47f-b90646a49765

Las exportaciones crecieron 8,7 % hasta marzo de este año

Leer más

Del otro lado de la moneda, se cree que la preocupación es exagerada y que, para nada, la compra de mercadería que ingresa al país vía courier debe ser vista como una competencia. “En el 2019, los courier generaron el 47 % del trabajo de la Aduana del Ecuador, con envíos promedio que no llegan a los $ 550. La industria importadora genera $ 63.000 promedio por cada importación con salida automática de la Aduana, mientras que un paquete se llega a demorar hasta 3 días para desaduanizarse”, dice Boris Aguirre, CEO de Grupo Entregas, para ejemplificar lo diminuta que resulta ser la compra al menudeo frente al gran poder que tiene la industria importadora.

Aguirre recalca, además, que el levantamiento de estas restricciones será una vía para desalentar el contrabando de productos que había crecido a raíz de las trabas al comercio. Cree que esta reforma obligará a los comerciantes a volverse más competitivos, pues por años han demostrado ineficiencias para mejorar los costos de abastecimiento.