Economía

El Directorio del FMI aprueba desembolsos a Ecuador por $ 498 millones

El organismo sostiene que también serán necesarias las otras reformas que fueron archivadas 

Richard Martínez y Kristalina Georgieva.
La gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Finanzas de Ecuador, Richard Martínez, se reunieron el martes 26 de noviembre de 2019.Cortesía

Este 19 de diciembre de 2019, el Directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el desembolso por $ 498 millones, correspondientes a la segunda y tercera revisión del programa que mantiene el país con el organismo multilateral. 

A través de un comunicado de prensa, el subdirector Gerente y presidente Interino del Directorio, Mitsuhiro Furusawa, señaló que “las autoridades ecuatorianas han continuado avanzando en el fortalecimiento de la posición fiscal y externa del país y han recalibrado adecuadamente el programa económico". 

Según el funcionario del organismo, las autoridades ecuatorianas han demostrado su compromiso con la prudencia fiscal.  En este contexto, la reforma tributaria aprobada recientemente aumentará los ingresos ($ 612 millones en 2020) y hará que el sistema tributario sea más favorable al crecimiento, simple y equitativo.

descarga

Fitch: La Reforma Tributaria disminuye pero no borra los riesgos de financiamiento

Leer más

El organismo también insiste en las reformas que quedaron pendientes tras el archivo de la ley de crecimiento económico, en noviembre de este año. 

“Las reformas de la gestión financiera pública son fundamentales para garantizar la sostenibilidad fiscal a largo plazo. La reforma revisada del Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas será clave para fortalecer los controles de gastos", dice Furusawa. 

También será necesario, dice el organismo, continuar trabajando en el ámbito de la gestión de la deuda para reducir los costos de endeudamiento y garantizar una asignación más eficiente de los recursos.

Asimismo, el Fondo sostiene que la reforma del Banco Central, destinada a fortalecer la autonomía, su rendición de cuentas y su gobernanza será fundamental para apoyar el régimen de dolarización, aumentar las reservas y garantizar su gestión prudente.