Economía

FMI: Latinoamérica enfrentará otra “década perdida” tras el coronavirus

El Comité Directivo del organismo buscará tramitar “lo más pronto posible” el crédito de emergencia solicitado por Ecuador. 

9CF6F1B8-D279-4559-884E-44334FF8B9B0
Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, en la videoconferencia de este 16 de abril de 2020.Captura del video.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este jueves 16 de abril que los países de Latinoamérica se enfrentarán "otra década perdida" en el período comprendido entre 2015 y 2025, debido a los negativos factores económicos y financieros que se han presentado en los últimos años y que ahora se potenciaron con la pandemia del coronavirus.

situación financiera

FMI: Ecuador, el tercer país con mayor retroceso económico en la región, para este 2020

Leer más

El director del Departamento Occidental para América Latina del FMI, Alejandro Werner, manifestó que en 2020 el desplome de la actividad económica en la región se ubicará en un 5,2%.

"Dada la drástica contracción en 2020 y conforme los países adoptan políticas para contener la pandemia y apuntalar sus economías, cabe prever una marcada recuperación en 2021", remarcó el directivo del FMI.

En el marco de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial, que en esta ocasión se realizan de manera virtual, Werner destacó que con “shocks atípicos de oferta y demanda, una crisis sanitaria y altos costos de financiamiento en toda América Latina, las medidas necesarias para mitigar los costos humanos y económicos de la crisis serán de enormes proporciones y exigirán una estrategia sin precedentes".

"Varios países de la región no podrán acceder a suficientes recursos para cubrir las ingentes necesidades financiamiento externo. Hasta ahora, de aproximadamente 100 países que han solicitado financiamiento de emergencia del FMI, 16 países son de América Latina y el Caribe. Además, otros países de América Latina y el Caribe han solicitado nuevos programas o la ampliación de programas existentes", concluyó Werner.

Respecto a Ecuador, Werner señaló que el Gobierno ha estado tomando medidas importantes y realizando readecuaciones al presupuesto para hacerle frente a la pandemia. Debido a la limitada capacidad fiscal, Ecuador ha debido pedir contribuciones, dijo Werner, pera reasignar ingresos de sectores que no están tan afectados por la crisis y así poder ayudar a los más vulnerables. 

AB36DDFA-31E9-447E-9D26-0B30BCC32A89

Crisis del coronavirus: Los seis factores que definen el ‘shock’ económico

Leer más

“Cabe aclarar que, por un lado, Ecuador está siendo afectado por la caída de los precios del petróleo y por otro lado, todavía más importante, siendo uno de los países con mayor incidencia de contagios de COVID-19 per cápita en América Latina. Esto, en una economía que tenía una situación delicada de origen”, dijo Werner. 

El funcionario del Fondo aseguró que el organismo actualmente está tramitando un crédito de emergencia, cuya solicitud será enviada al comité directivo “lo más pronto posible” para que pueda ser analizado y aprobado. No obstante, Werner no dio fechas específicas. 

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, ha anticipado que se trata de un crédito de $ 500 millones que llegarán en las próximas semanas. 

Paralelamente, el FMI y el Gobierno ecuatoriano trabajan en un nuevo programa que reemplazará al suscrito el año anterior y que proporcionaba al país financiamiento por $ 4.200 millones en los próximos tres años. 

“Dados los grandes cambios que ha habido en la economía mundial necesita un análisis de la nueva coyuntura internacional”, dijo Werner.  

El FMI presentó el pasado martes su reporte de abril, ‘Perspectivas de la economía mundial’, en el que se proyecta que el crecimiento mundial descenderá un 3% este año debido al impacto económico mundial generado por la pandemia.

De acuerdo con el informe, los países más afectados de Suramérica serán Venezuela y Ecuador, con caídas de 15 % y 6,3 % de su Producto Interno Bruto (PIB), respectivamente.

Los siguientes con mayores impactos negativos serán Argentina (-5,7 %) y Brasil (-5,3 %). Entre tanto, los países menos golpeados son Paraguay (-1 %), Colombia (-2,4 %), Bolivia (-2,9 %) y Uruguay (-3 %). Mientras que Perú y Chile decrecerán 4,5 % cada uno.