Coronavirus en Ecuador: 1,3 millones de clientes difirieron sus deudas con la banca privada

  Economía

Coronavirus en Ecuador: 1,3 millones de clientes difirieron sus deudas con la banca privada

Muchos clientes están a la expectativa de decisión de la Junta de Regulación sobre un nuevo diferimiento propuesto por la Superintendencia.

Bancos, atención de clientes.
Los bancos apoyan un diferimiento controlado.Expreso

La Superintendencia de Bancos propuso a la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera la ampliación del plazo del diferimiento extraordinario por 90 días adicionales, pero aún la entidad no da trámite al asunto.

Hoy muchos clientes están a la expectativa de esta decisión, debido a que aún no recuperan sus ingresos económicos luego de los días más complicados de la pandemia. La Junta está pronta a emitir una resolución al respecto.

Según la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) “es importante continuar apoyando a aquellos clientes que todavía necesitan algún tipo de flexibilidad financiera en esta nueva etapa”.

“Sabemos que la Junta se encuentra considerando algunos elementos técnicos adicionales, tales como las implicaciones de la reestructuración y el refinanciamiento, para que de esa forma las medidas puedan ser aplicadas sin afectar a las instituciones financieras, lo cual nos parece adecuado”.

De su parte, los bancos están haciendo un “ejercicio altamente personalizado con sus clientes”, un análisis caso por caso, para entender su realidad y planear cómo mejor apoyar su reactivación, dice Asobanca. “Por ello, este apoyo debe ser voluntario y no generalizado u obligatorio”.

_FEB4582

Reglas para diferir los pagos a la banca

Leer más

Asobanca sostiene que durante la crisis sanitaria más de 1,3 millones de clientes pudieron diferir y reestructurar sus obligaciones. Este apoyo suma más de 3.000 millones de dólares de alivio financiero que está permitiendo a los ecuatorianos sobrellevar esta crisis.

Aún los bancos están proponiendo a sus clientes planes de refinanciamiento, pero no hay una normativa del lado del Gobierno; un aplazamiento tendía impacto también en los nuevos créditos, ya que la banca retrasaría el cobro de capital e intereses.

Asobanca señala que al analizar caso por caso la situación de sus clientes “además de apoyarlos, se minimiza el riesgo de recuperar el dinero prestado, que finalmente pertenece a los depositantes, y se puede continuar otorgando crédito para otros clientes que así lo requieren.

“La recuperación de créditos está siendo positiva, y por ello, hacemos un llamado a todos aquellos que ya hayan iniciado sus actividades productivas y comerciales que vayan pagando sus deudas”.

Los bancos hacen intermediación financiera, es decir, con los depósitos y con los pagos de los clientes que tienen crédito, se permite que se puedan entregar nuevos créditos a clientes que también necesitan esa liquidez.

Y hasta ahora, según datos de abril, los indicadores de liquidez, solidez, morosidad, siguen con buena salud, según la Superintendencia de Bancos del Ecuador.

“Es importante que quede claro que el apoyo que están dando los bancos a través del diferimiento extraordinario está dirigido a los clientes que lo necesitan, lo cual no implica que aquellos que si pueden hacerlo paguen sus obligaciones de forma puntual. Lo que menos necesita la economía es que se afecte la cultura de pago de los ecuatorianos”, agrega Asobanca.