El cáñamo, un posible generador de empleo y dinamizador de economía poscoronavirus

  Economía

El cáñamo, un posible generador de empleo y dinamizador de economía poscoronavirus

Según José Antonio Dávalos, presidente de EcuaCáñamo, esta industria llegaría al Ecuador para dinamizar la economía después del azote que ha tenido por la pandemia causada por el COVID-19.

La industria del cáñamo fomentaría varias plazas de trabajo
La industria del cáñamo fomentaría varias plazas de trabajo.Novagric

Con la pandemia causada por el COVID-19, que ha dejado la economía devastada, los mercados financieros en el aire, el cierre de fronteras; y con la caída del precio del petróleo de hace algunas semanas, los países a nivel mundial están obligados a reactivar sus economías a como de lugar.

Producción agrícola

La ley por el coronavirus, ¿o coctel para una crisis financiera?

Leer más

Ecuador no está exento de hacerlo. Es por eso que algunos empresarios, economistas y ganaderos ven en la agricultura una fuente de ingresos para el país y; además de eso, puede potenciar la generación de empleo, que es por lo que tanto ‘sueñan’ las familias ecuatorianas.

Según el abogado José Antonio Dávalos, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Cáñamo Medicinal e Industrial (EcuaCáñamo), el cáñamo (familia de la planta Cannabis) y todo el espectro que representa su industria dinamizaría la economía del país y fomentaría varias plazas de trabajo.

“Ecuador debe tener su mirada en lo agro. La industria del cáñamo es factible para que el país habrá un abanico de oportunidades: generación de empleo, pago de impuestos fiscales, cero impacto ambiental, entre otros. Ya no debemos ser 100 % dependientes del petróleo porque hay mercados vírgenes que pueden sanar la economía del país”, comenta Dávalos a EXPRESO.

  • Generación de empleo

Según los expertos, el cáñamo podría reemplazar al petróleo y ser un dinamizador de economía circular
Según los expertos, el cáñamo podría reemplazar al petróleo y ser un dinamizador de economía circularCORTESÍA

Es que el cáñamo, además de ser una industria que genera costos bajos y brinda una economía circular, da materiales y materia prima que son mucho más amigables con el medio ambiente y, por ‘default’ es un dinamizador de la economía.

Por su parte, la ingeniera agrónoma Raquel Borja Zurita, explica a este diario que la economía ya venia ‘cojeando’ por lo que el azote del temible coronavirus

A eso hay que sumarle la caída estrepitosa que tuvo el precio del barril de petróleo. Ahora se está recuperando pero no debemos poner todos los ‘huevos en una sola cubeta’

Raquel Borja, ingeniera agrónoma

Entonces cuando hay incentivos y gran apertura del país a la agroindustria, dice Borja, van a generar trabajo de la siguiente forma: “Se necesitará gente que trabaje la tierra. Personal al cuidado de la fertilización de la planta. Además, para sembrar la semilla se requerirá de una finca”.

moreno

Coronavirus: La constante rectificación de propuestas económicas evidencia la improvisación gubernamental, según empresarios y políticos

Leer más

Sin embargo, dice la agrónoma que el cáñamo podría ponerle ‘sazón’ al movimiento económico del país, ya que para la industrialización de esta planta se va a requerir de gente de oficina y campo, insumos agrícolas, transporte, mano de obra, servicios de empaquetados, entre otros.

“Todo lo que tenga que ver con el agro dinamizará la economía, siempre y cuando el Gobierno Nacional apoye con medidas y leyes pertinentes que favorezcan a este sector”, menciona Borja.

Países como Estados Unidos, México y Canadá se encuentran haciendo estudios sobre esta planta y cada vez se acercan a que podría mover el mercado mundial y convertiste en uno de los principales productos que reemplace al crudo.

“Es así que hay estudios donde indican que Estados unidos ya ha generado, en la industria del Cannabis, más de 240 mil puestos de trabajo, y se calcula que más de 80 mil de esos puestos son dedicados al cáñamo”, dice el experto, agregando que en Ecuador también se puede hacer lo mismo.

  • Aporte medicinal

El cáñamo aporta a la medicina por su gran cantidad de fibra y biomasa.
El cáñamo aporta a la medicina por su gran cantidad de fibra y biomasa.CORTESÍA

El cáñamo no es otra cosa que una planta de la familia del Cannabis cuya diferencia está en sus compuestos, ya que la marihuana tiene un alto contendido de THC (uno de los cannabinoides más importantes de la marihuana y es responsable de los efectos psicoactivos).

En cambio, el cáñamo contiene el CBD (compuesto cannabinoide no psicotrópico) el cual no altera los sentidos y es el producto más prometedor de los últimos años debido a su diverso potencial medicinal y terapéutico, entre los cuales se tienen efectos antioxidantes, antpsicóticos, ansiolíticos y antitumorales.

Empacadora bananera de Babahoro, hacienda San José.

Coronavirus en Ecuador: El agricultor no se confina, sale a trabajar

Leer más

Es por eso, que este cultivo no solo tiene el potencial medicinal por el CBD sino también industrial ya que el cáñamo, básicamente, se ha usado por su fibra y por su biomasa, para hacer, por ejemplo, ropa, calzado, sogas y hasta velas de barco.

“Lo que el movimiento mundial busca a través del cáñamo es que vuelva a tomar ese protagonismo, porque dada las condiciones actuales todos los estados tratan de volcarse a la economía circular. Bajo ese ritmo, hay que cambiar el paradigma actual (materia prima, transformación y producción y al final un desecho) donde todo se bota, generando un gasto sin sentido”, precisa Dávalos.

Además, el entendido indica que del grano del cáñamo se puede utilizar para hacer proteína vegetal de muy alto grado. También el tallo y las hojas pueden servir para biomasa para hacer biocombustibles, telas, reemplazos de plástico y para hacer papel. 

Prácticamente esta nueva mega industria podría —normalmente— dejar de suplente al petróleo si es que se permite su inversión

José Antonio Dávalos, presidente de EcuaCáñamo

  • El aspecto legal

José Antonio Dávalos, presidente de EcuaCáñamo
José Antonio Dávalos, presidente de EcuaCáñamo.CORTESÍA

Con la nueva reforma al Código Orgánico Integral Penal (COIP) que se publicó el 24 de diciembre de 2019 y que entra en vigencia en junio de este año se establece que el cáñamo deja de pertenecer a la lista desustancias catalogadas sujetas a fiscalización y se le otorga al Ministerio de Agricultura la competencia para poder regular su siembra, cultivo, cosecha y comercialización para fines medicinales.

richard martinez

El gobierno busca cinco especialistas que desarrollen un plan para focalizar los subsidios

Leer más

“Una vez que esta ley entre en vigencia, el Ministerio de Agricultura va a tener 120 días para regular la autorizaciones, técnicas y todo el marco alrededor del cáñamo”, apunta el abogado.

Es por eso que el directorio de EcuaCáñamo está trabajando para que estas normas sean las más beneficiosas para la industria.

“Lo que pedimos es que no haya sobreregulación, exceso de burocracia y que el Estado prevea lo más mínimo que pueda perjudicar a la industria”, detalla.

Esto —según Dávalos— hará atractiva la inversión extranjera. “Cuando no hay leyes claras o medidas que benefician a un sector frenan el interés de los inversionistas que desean ingresar al país”, dice.

“No decimos que el estado no debe ‘meter la narices’, es más lo puede hacer como en cualquier otra materia, lo que buscamos es que la regulación sea la mas beneficiosa para el país y generar empleo”, finaliza.