Actualidad

Familiares de ecuatorianos en Wuhan: “no duermo pensando si mi hijo comerá o no”

Los familiares de los ecuatorianos en Wuhan piden su retorno. Las autoridades aún exploran alternativas y no garantizan nada

FAMILIARES DE ECUATORIANO
Los familiares de Juan Carlos Muñoz se reúnen para darle ánimo y pedir a las autoridades su retorno.Alejandro Giler

Para un grupo de familias ecuatorianas la noticia de que el coronavirus no está en el país no alejó, en lo absoluto, sus preocupaciones. Los nueve compatriotas que estudian en la provincia china de Wuhan, punto de mayor propagación de virus, todavía permanecen aislados y con pocas probabilidades de que su situación cambie y puedan regresar a Ecuador.

Familiares Wuhan

A Ecuador se le acaban las alternativas para extraer a compatriotas de Wuhan

Leer más

Esa es la situación de la manabita Elena Cantos que desde hace más de una semana no puede conciliar el sueño. Su hijo, Juan Carlos Muñoz Cantos, vive desde hace dos años y nueve meses en esa localidad china que ahora es la más vigilada del planeta y a la que llegó para estudiar kinesiología deportiva.

A Elena la golpeó la noticia de la aparición del coronavirus. Sabe que la vida de su hijo está en peligro y que estar allí es peligroso. “¡Me siento desesperada!... toda la familia está reunida codo a codo, día a día pensando en él, pero estamos en pie de lucha. Hay noches que no duermo pensando en mi hijo, si comerá o no comerá, quisiera pasarle un bocado por el teléfono, todo es muy duro”, exclamó angustiada la mujer.

Salud coronavirus

Salud descarta la presencia del coronavirus en el Ecuador

Leer más

Ayer, 5 de febrero de 2020, la esposa de Juan Carlos, Silvia Yánez, llegó hasta la Cancillería en Quito para pedir a las autoridades que hagan lo posible para repatriar al padre de su hijo, Juan Martín, y a los otros ecuatorianos que viven en esa zona que es el epicentro de la enfermedad.

Silvia también vivía en Wuhan pero vino de vacaciones en diciembre del 2019 con su pequeño. Pretendían regresar el 18 de enero, pero la alerta epidemiológica detuvo su viaje hasta Wuhan. Él no pudo viajar hasta Portoviejo porque debía cumplir unas pasantías.

Desde el pasado 22 de enero el maestrante manabita se encuentra en cuarentena. Fue el último día que pudo abastecerse de víveres. Desde ese momento desconoce lo que es mirar la ciudad. Solo cuatro paredes son testigos de su nueva vida, su encierro.

Según el relato de sus familiares ha bajado cinco kilos, solo come una vez al día por temor a que se le acaben los alimentos. Se mantiene a base de arroz y verduras, productos que fueron entregados por el Gobierno de China.

EUGENIO ESPEJO  (31119219)

Coronavirus: en 10 días China construyó un hospital y Ecuador, en 14 días, aún no sabe si el virus llegó o no al país

Leer más

Lo que más les desespera es que en la residencia universitaria de Wuhan, Juan Carlos ya es el único latino. El resto de compañeros de otros países han sido retirados gracias a las gestiones de sus naciones. Dos asiáticos, dos árabes y un africano permanecen en el mismo edificio que el portovejense. Allí vivían 64 personas.

Xavier Hermosa, padre de Juan Xavier Hermosa, que también estudia en Wuhan, no puede quitar de su cabeza uno de los últimos relatos que le hizo su hijo: “me dijo que al edificio en el que vive llegaron varios médicos y sacaron a una persona en una especie de burbuja mientras gritaban no salgan, no salgan porque ya hay casos aquí. Solo pedimos a las autoridades que hagan lo necesario para que regresen”, manifestó.

Al respecto, el canciller José Valencia dijo que Ecuador sigue explorando todas las posibilidades para “extraer” a los ecuatorianos residentes en Wuhan y reveló que dos intentos anteriores, uno aéreo y otro terrestre, se vieron frustrados, por lo que el funcionario reconoció que cualquier posibilidad de retorno de estos compatriotas no será de inmediato, si se llegara a concretar algo.

Plazos

Ayer se cumplieron los 14 días de cuarentena para los nueve ecuatorianos residentes en Whuan, si que ninguno presente los síntomas del coronavirus.