Actualidad

Deuda con la sanidad rural

Prevenir enfermedades como el nuevo coronavirus se vuelve complicado en zonas del país que carecen de agua segura, alcantarillado e insumos de higiene

muisne
En Muisne, uno de los territorios con menor acceso a servicios básicos, los habitantes aún deben sacar agua de las alcantarillas para sus quehaceres diarios.Archivo / Expreso

La principal recomendación que dan las autoridades de Salud nacionales e internacionales, para prevenir el contagio de todo tipo de enfermedades virales, entre las que está el nuevo Covid-19, es tener una buena higiene personal: lavarse las manos con frecuencia, mantener limpios los espacios de trabajo y del hogar, entre otros.

Sin embargo, la realización constante de estas acciones “muy sencillas”, como las han catalogado todos los especialistas consultados por EXPRESO en días anteriores, se vuelven complicadas para la población que vive en zonas rurales del país, donde las necesidades básicas, como el agua potable y el alcantarillado sanitario, aún no han sido satisfechas. Después del último censo realizado en 2010, la población rural de Ecuador estaba compuesta por 5,3 millones de habitantes, de un total de 14,4 millones.

coronavirus

Ascienden a 14 los casos de coronavirus en Ecuador

Leer más

El desarrollo en estas partes del país sigue siendo una cuenta pendiente por parte del Estado, situación que en casos de emergencia sanitaria, como la que vive ahora el país y el mundo, se hace aún más evidente.

Según el informe sobre Agua, Saneamiento e Higiene del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) publicado en 2018, solo el 55,5 % de la población ecuatoriana cuenta simultáneamente con agua segura, saneamiento básico e insumos para el lavado de manos. Un porcentaje que baja a 36,4 en las áreas rurales.

“Los tres aspectos están relacionados con la prevención de enfermedades y con su posible contagio o transmisión”, precisan las organizaciones en el documento.

De forma individual, el reporte señala que 7 de cada 10 personas que viven en poblaciones rurales tiene acceso a agua por red pública, pileta o llave pública, u otra fuente por tubería, lo que retira el foco del acceso al servicio y lo pone sobre la calidad del agua que llega a los hogares.

La mitad de la población rural de Ecuador no cuenta con agua segura, es decir, líquido sin contaminación fecal, con instalaciones cercanas y suficientes y con fuentes mejoradas.

Info P05 expreso
InfografíaExpreso

Con respecto al alcantarillado sanitario y a los implementos para el lavado de manos, las cifras tampoco suben del 75 %.

La región en donde hay más carencias de agua segura, saneamiento básico e insumos, es la Amazonía, en donde solo 3 de cada 10 habitantes tiene los tres servicios al mismo tiempo.

coronavirus

Coronavirus: La limpieza del teléfono también es necesaria

Leer más

Dentro de los centros de educación primarios también se registran deficiencias sanitarias. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, solo el 40,1 % de los niños de zonas rurales de Ecuador acceden a escuelas con agua potable, mientras que el 29,7 % de los menores ingresa a instituciones con baños suficientes para el total del alumnado.

Fuera del ámbito educativo, solo el 34,3 % de los menores de 18 años que viven en zonas rurales tiene agua segura, saneamiento básico e insumos para el lavado de manos. Una problemática que además influye en el desarrollo de otras enfermedades como malnutrición infantil y diarrea aguda, que es una de las principales causas de muerte en menores de 5 años en la región.

En 2016, la antigua Secretaría Nacional del Agua (Senagua) determinó, como parte de la Estrategia Nacional de Agua Potable y Saneamiento, que “para lograr coberturas universales de los servicios de agua potable y saneamiento” era necesario invertir 7.331 millones de dólares, de los cuales 2.306 millones debían destinarse al área rural.

DATOS

  • Área. Según el INEC, en la zona rural se incluye a las cabeceras parroquiales, poblados, las periferias de los núcleos urbanos y la población dispersa. 

  • Cobertura. 2.306 millones de dólares se necesitan invertir en la zona rural, según determinó el Gobierno, por medio de Senagua, en 2016.