Actualidad

Demanda por conflicto de competencias entre el CNE y el TCE llega a Corte Constitucional

Las organizaciones políticas piden certeza sobre la papeleta electoral definitiva y la fecha de las elecciones de 2021

Consejo- Consultivo- CNE- partidos
Las organizaciones políticas exigen precisiones de parte de las autoridades del CNE sobre los comicios de febrero de 2021.Cortesía

El Consejo Nacional Electoral (CNE) presentó este 22 de diciembre de 2020 la demanda por el supuesto conflicto de competencias con el Tribunal Contencioso Electoral ante la Corte Constitucional.

El documento llegó pasado el medio día, una semana después de que el pleno aprobara la moción para presentar el caso ante los jueces constitucionales, quienes deberán emitir un criterio en los próximos días, aunque podría tomar semanas.

En la demanda el CNE explica que el supuesto conflicto de competencias con el TCE se produce por la intromisión de este último en decisiones que únicamente le corresponden al organismo electoral, como los relacionados a los derechos de participación del movimiento Justicia Social, que auspicia la candidatura de Álvaro Noboa.

CNE- Corte- Justicia- Social

El CNE evade la decisión sobre Justicia Social y acude a la Corte Constitucional

Leer más

Para tramitar este proceso, el CNE solicita la comparecencia del Procurador General del Estado, al considerar que puede aportar con algunos criterios sobre el conflicto de competencias que se ha generado.

Como prueba, el Consejo Electoral incorporó una notificación del TCE, del 19 de diciembre, en el cual manifiesta una negativa y desestima que exista este conflicto de competencias.

Esto, mientras los cinco consejeros del CNE mantienen con los representantes de las organizaciones políticas el Cuarto Consejo Consultivo, previo a las elecciones previstas para el 7 de febrero.

En este encuentro, los delegados de los partidos y movimientos nacionales pidieron al CNE un pronunciamiento claro sobre la inamovilidad de las fechas de las elecciones porque aseguraron que la “pugna” con el TCE y la incertidumbre por no tener una papeleta electoral definida causa zozobra en las organizaciones políticas y los ciudadanos.