Actualidad

Delincuentes se llevan las vidas de los uniformados

En lo que va del año, seis policías y un militar fueron asesinados En seis casos sus decesos se atribuyen a la delincuencia común y otro fue por riñas

Policías- fallecidos- violencia
Diligencias. El domingo 13, peritos de Criminalística llegaron al sur de Quito. Ahí dos policías recibieron disparos mientras estaban en la patrulla.Karina Defas / EXPRESO

El martes, la Policía despidió a uno de sus miembros, Jorge Chiliguano. Él era sargento primero. Fue asesinado el domingo cuando con su compañero Danilo Herrera, que permanece en coma inducido, efectuaban un control de libadores en el sur de Quito.

Al despedir al gendarme de 41 años, sepultado en el sur de la capital, estuvieron familiares, conocidos, compañeros y autoridades policiales. Entre ellas, Tannya Varela, comandante de la Policía. La general dijo que nadie tiene derecho a quitar la vida de ninguna persona y en ninguna circunstancia.

gir

La Policía entrena a 62 de sus agentes en manejo de crisis y protección a dignatarios

Leer más

El caso de Chiliguano y Herrera es uno de siete que se han registrado en el país en lo que va del año. Herrera es uno de los sobrevivientes. Las secuelas del disparo que recibió en la cabeza aún no se conocen.

El incidente de los dos agentes se registró en el sur de Quito. Fueron atacados por personas que eran trasladadas en su patrulla. Cada uno recibió un disparo en su cabeza.

Tres sospechosos fueron detenidos en Los Ríos. Recibieron cargos por asesinato. Deberán estar en prisión por asesinato y tentativa de asesinato. Serán procesados con un juicio directo. El caso en los registros de la Policía consta como resuelto. Este solo fue el último asesinato de uniformados.

El primero se registró el 14 de enero de este año en Pedernales, Manabí. La delincuencia común arrancó la vida de Aladino Pilco, sargento primero.

La víctima y un compañero efectuaban un operativo de control cuando desde una camioneta doble cabina se realizaron disparos que le provocaron la muerte. Su compañero se salvó.

El 9 de marzo, Paúl Osorio, mayor de las Fuerzas Armadas, fue encontrado amordazado y apuñalado en el Valle de los Chillos. El robo habría sido el móvil del crimen. Los sospechosos fueron detenidos. Habían participado de una reunión social con el oficial.

El 7 de abril en Los Ríos la fatalidad visitó a Jesús Intriago. Era cabo segundo de Policía. Falleció cuando se realizaba un allanamiento en la ciudadela Los Laureles. El operativo se realizaba la madrugada del miércoles 7 de abril. El gendarme de la Policía Judicial ingresó a un domicilio con la misión de aprehender a un hombre que tenía una boleta de captura vigente. Los policías que participaban de la acción fueron recibidos con disparos. Uno de ellos alcanzó a Intriago, quien falleció de inmediato.

POLICÍAS

Dos policías recibieron disparos en el sur de Quito. Hay dos versiones del hecho

Leer más

Casi 15 días después, el 21 de abril ocurría el deceso de Franklin Lascano. Esa noche, en el Distrito Los Esteros, al sur de Guayaquil, el sargento primero era alcanzado por una bala en la zona abdominal. Había intentado apresar a un sospechoso de posible robo.

El 10 de mayo, en el Distrito Modelo de Guayaquil, el cabo segundo Carlos Naula había ido a comprar unas bebidas. En las cámaras del sector se aprecia que tenía un billete en su mano y compraba algo cuando se inicia una discusión con dos personas. Una de ellas sacó un arma y le disparó en la cabeza.

El 8 de junio, en el Distrito Nueva Prosperina, en Guayaquil, el sargento Agustín Guamán recibió varios disparos que le provocaron la muerte. Unos días antes habría recibido amenazas de sospechosos del robo de un celular. Fue asesinado por la espalda, en Flor de Bastión, en Guayaquil.

El general Fausto Salinas, director de Seguridad Ciudadana y Orden Público, señala que el trabajo de los policías es complejo, ya que se enfrentan a vicisitudes profesionales.

Afirma que una de ellas es el riesgo de una agresión mortal. “Los policías conocemos y hemos jurado cumplir nuestro deber, incluso en las condiciones más complejas, no obstante se requiere fortalecer la capacitación, mejorar el equipamiento, aplicar procedimientos seguros y sobre todo confiar en que la justicia y sus operadores puedan luchar contra quien atenta a una autoridad del Estado”, que representa el policía.

Un plan de mejoras

El Comando General de la Policía ha implementado un plan integral para mejorar las capacidades operativas de los uniformados y disminuir los hechos violentos que afectan a servidores policiales.

El general Fausto Salinas reitera que la Policía Nacional trabaja por la efectividad contra el crimen, pero buscando que los policías ejecuten procedimientos seguros.