Un debate con nada de debate

  Actualidad

Un debate con nada de debate

Siete de los 16 candidatos presidenciales participaron en la primera parte de tres careos. Hubo mucho de propuestas, pero poca discusión de argumentos

DEBATE
La Casa de la Cultura Ecuatoriana fue la sede del primer encuentro. Falta la comparecencia de siete candidatos más.CORTESÍA DE EL COMERCIO

La Real Academia de la Lengua Española define ‘debate’ con estas palabras: controversia, discusión, contienda, lucha, combate. En este primer careo entre siete de los 16 aspirantes presidenciales, organizado por el diario El Comercio, lo que menos se vio fue eso: debate. No hubo una discusión, un intercambio de posturas, una réplica y contrarréplica de argumentos con el respeto que cada persona se merece.

debate

Elecciones 2021: Así fue el primer debate presidencial

Leer más

Lo que sí se vio, en cambio, es un espacio para que los siete, en la zona de confort que les da un discurso previamente aprendido, puedan explayarse ante, seguramente, miles de ecuatorianos que frente a sus televisores, tabletas o teléfonos inteligentes esperaban ver algo más para tomar un decisión.

Cada uno tuvo un micrófono abierto con un minuto y medio para responder a preguntas que comenzaban con “¿Cuál es su propuesta sobre...?”. Y los temas fueron: economía, producción y empleo; pandemia y salud pública; seguridad ciudadana y corrupción. Otro minuto para replicar que fue utilizado (o mal utilizado) para ahondar lo que ya habían dicho.

Los escasos puntillazos fueron dirigidos para quienes no estaban presentes en la Casa de la Cultura Ecuatoriana en Quito, donde se desarrolló la noche de ayer el encuentro, y que obviamente no podían defenderse: el Gobierno Nacional y el candidato presidencial por la alianza Unión por la Esperanza, Andrés Arauz.

Guillermo Lasso, aspirante presidencial por la alianza CREO - Partido Social Cristiano, trajo al ausente Arauz al encuentro al cuestionarlo por posturas sobre la desdolarización y sacar oro de los celulares en lugar de la minería. El susodicho no pudo responderle personalmente porque prefirió no asistir al evento, pese a que previamente aceptó hacerlo, según dijo uno de los dos presentadores. En su lugar, antes del inicio y en parte del encuentro, estaba lanzando su campaña electoral virtualmente.

Ximena Peña, presidenciable del movimiento Alianza PAIS, enfiló en varias de sus intervenciones declaraciones contra el Gobierno Nacional. Primero, desmarcándose de este (aunque lo apoyó en su momento para que llegara a la Presidencia con Lenín Moreno a la cabeza) y también cuestionando su trabajo en la lucha contra la delincuencia. Además, fue clara al cuestionar la propuesta de porte de armas de los ciudadanos, sin arriesgarse a mencionar que aquella tuvo una voz en el candidato Lasso, quien ha manifestado su apoyo en ocasiones anteriores al porte en la zona rural como una manera para disuadir a la delincuencia.

A1-6118364 (16118364)

El TCE inadmite pedido de Justicia Social para detener la impresión de las papeletas

Leer más

Giovanny Andrade, postulante del movimiento Unión Ecuatoriana, coincidió con Peña, tanto que tampoco tomó el riesgo de mencionar e increpar a Lasso, quien estaba a pocos metros de distancia.

El único que sí se atrevió a carear a otro de sus pares fue Isidro Romero, del partido Avanza. Es que Lasso no lo saludó antes del inicio del evento. “Cuando llegué al debate todos me saludaron, el único que no me quiso saludar es el muchachito Lasso. A mí nadie me deja de saludar y la próxima vez te castigaré como un muchachito”. Si por lo menos hubiera sido por alguno de los temas del debate, que de debate tuvo poco.