Todo lo que se sabe sobre el crimen ocurrido en Ibarra, presenciado por un menor de edad

  Actualidad

Todo lo que se sabe sobre el crimen ocurrido en Ibarra, presenciado por un menor de edad

El hombre baleado durante un robo fue llevado a San Lorenzo, en la provincia de Esmeraldas. Hay indignación por la ola de violencia que se extiende en el país

Los parientes de Toala llegaron con un ataúd en el que lo trasladarían hasta San Lorenzo, Esmeraldas.
Los parientes de Toala llegaron con un ataúd en el que lo trasladarían hasta San Lorenzo, Esmeraldas.René Fraga / EXPRESO

Pedro Pablo Toala era feliz en compañía de su nieto, de 9 años. Era su consentido y lo llevaba a todas partes. Pero el viaje que hicieron este lunes 18 de abril desde San Lorenzo, Esmeraldas, hasta Ibarra, capital imbabureña, fue el último.

Patricio Carrilo, ministro del Interior

El ministro del Interior se pronuncia por el asesinato de un hombre en Ibarra

Leer más

Toala, de 53 años, fue asesinado en la Ciudad Blanca cuando sacaba dinero del banco. Pero lo más trágico fue que el hecho se dio frente a la mirada atónita de su pequeño acompañante.

“El ratero no tuvo piedad ni porque el niño estuvo ahí presente”, replicaron este martes 19 de abril los parientes del fallecido.

Ellos viajaron desde la Provincia Verde apenas supieron del crimen, ocurrido a las 14:30 de la fatídica fecha. En esa ocasión, Toala y el menor de edad recorrieron Ibarra en una camioneta en busca de productos para llevarlos al restaurante que regenta la familia.

Al tiempo, aprovecharían para ir al banco que se ubica en las calles Simón Bolívar y Obispo Mosquera a retirar dinero. “Con esa plata tenía que hacer algunos pagos”, comentó Julio Toala, hermano del asesinado.

La víctima sacó 5.000 dólares y los colocó en una cangurera. Luego se dirigió hasta los cajeros automáticos que están afuera de la entidad financiera para hacer otras transacciones. Iba a depositar otros 1.200 dólares.

“Fue en ese momento que se acercó un sujeto para quitarle la plata”, informó Freddy Sarzosa, jefe nacional de la Dirección de Delitos contra la Vida (Dinased).

Los disparos

Los parientes de Toala tenían la certeza de que el implicado lo siguió durante el trayecto hasta el banco. Por el momento, se indaga si el hombre intentó impedir el robo en el que recibió tres impactos de bala.

Los proyectiles fueron directamente a la cabeza del afectado, quien cayó al piso. Fue ahí que se produjo la desgarradora escena: el nieto de Toala se acercó llorando para intentar hacer algo por su abuelito.

Sin embargo, era todo inútil porque el comerciante estaba agonizando frente al infante y a la gente que rodeó la escena. En minutos, Toala murió en el sitio.

Don Naza

'Don Naza' y los cabos sueltos que la Fiscalía debe atar tras su muerte

Leer más

La noticia llegó a los seres queridos del baleado, quienes viajaron de inmediato. “Personal especializado de la Dinapen dará acompañamiento psicológico al menor que fue testigo de la muerte de su padre (abuelo)”, detalló Patricio Carrillo, ministro del Interior.

Esto fue confirmado por los parientes del pequeño, quienes temen que haya quedado con un trauma insuperable. “Está bastante afectado. Ahora veremos cómo podremos ayudarlo”, atinó a decir Julio afuera de la morgue.

Tras los hechos, el cadáver fue trasladado hasta el anfiteatro del hospital San Vicente de Paúl. Ahí se reunieron los parientes de Toala para el traslado.

El comerciante era oriundo de Quinindé, pero desde muy niño llegó a San Lorenzo. Por eso, se tenía previsto hacer el velatorio en esta última ciudad, pero el sepelio sería en su tierra natal.

Policías fueron enviados al lugar de los hechos para reforzar la seguridad.
Policías fueron enviados al lugar de los hechos para reforzar la seguridad.René Fraga / EXPRESO

El temor

“¿Cómo es posible que uno no pueda trabajar en paz ni moverse tranquilamente?”, espetó furioso otro hermano del fallecido, quien omitió su nombre.

Solo agregó que su ñaño era una persona trabajadora, que se dedicaba a diversos negocios como la palma y sus derivados. Tenía cinco hijos, quienes quedaron devastados por el crimen.

Pero ese sentimiento de impotencia no solamente lo sentían los parientes de Toala, sino también los ibarreños.

En el lugar donde ocurrió el robo violento la gente comentaba lo sucedido. Una de ellas era Dayana Vacacela, quien tiene un local de venta de zapatos.

ASI LLEGO CRIMINALISTICA

La policía busca saber cuál fue la ‘dinámica’ en el crimen del hijo de Gloria Saltos

Leer más

“Yo escuché tres disparos. Luego el sujeto vino corriendo y se puso cerca de mi negocio. En la calle le esperaba otro hombre en moto”, recordó la comerciante.

En ese instante, los demás residentes cerraron sus negocios por miedo a resultar heridos. Tras el crimen, fueron a ver lo que había ocurrido.

Ante ello, el general Sarzosa dijo que se realizan las investigaciones para dar con los responsables. Pidió, además, la ayuda de las autoridades locales para ejecutar de mejor manera el trabajo policial.

Hombre fue apuñalado por un extranjero

La tranquilidad de los ibarreños no solo se vio afectada por este crimen. Horas después del violento robo, un hombre fue asesinado dentro de un domicilio, confirmó el general Sarzosa.

Sucedió a las 20:30 del 18 de abril, en las calles Salinas y Liborio Madera. Dos hombres habían discutido: el inquilino del inmueble y el hermano del dueño de ese predio.

El primero de ellos, de nacionalidad venezolana, había tomado un cuchillo y apuñaló al segundo. Luego de esto, el implicado, de quien no se conocía su nombre, huyó.

Entre tanto, los parientes llevaron hasta el hospital San Vicente de Paúl al herido. Fue ingresado por el área de emergencias y los médicos explicaron a los agentes que la condición del afectado era crítica.

“Luego de la intervención quirúrgica, se confirmó su deceso”, informó Sarzosa.

La imagen del niño frente a su pariente muerto causó conmoción en la ciudadanía, así como en los defensores de Derechos Humanos. Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Derechos de Quito, dijo a EXPRESO que “es preocupante el aumento de la inseguridad y violencia a nivel nacional”, pero que sobre todo que “ni los niños puedan estar a salvo”.

Explicó que la exacerbación de los problemas sociales responde también a la crisis por la pandemia, pues muchas familias han tenido que sobrevivir en condiciones precarias. “En cuestión de derechos hemos retrocedido entre 8 y 10 años”, agregó.

Expresó, además, su preocupación por la viralización del video. “Los hechos devastadores de la pandemia no han hecho mella, estamos frente a una sociedad deshumanizada”, concluyó.