Actualidad

Abril, el mes de las penas para Ecuador 

Un vistazo a los sucesos más dolorosos que han marcado la agenda de abril en los últimos cuatro años. Terremoto, asesinatos y pandemia

adc7e527aadb2ac45ccd19e4d3ab7a2ab809e73aw
En esta semana, Ecuador cumple un mes de aislamiento domiciliario.EFE

Abril parece no ser el mes de Ecuador. Varios sucesos han marcado profundamente al país que ahora vive su cuarta semana de aislamiento. Desde el terremoto de 2016, pasando por el triple asesinato de un equipo periodístico, hasta la aguda crisis generada por el coronavirus

CORONAVIRUS

Coronavirus Ecuador y el mundo | MINUTO A MINUTO: noticias actualizadas, casos y más

Leer más

Tal vez cuatro años se dicen fácil, pero para Ecuador vivirlos ha sido muy intenso, y es que este periodo ha venido como un vaivén con fuertes y dolorosos eventos que han dejado lecciones y marcas permanente.

EXPRESO hace un recuento de estos sucesos:

  • UN TERREMOTO QUE SIGUE SACUDIENDO

Terremoto.
Fue el 16 de abril de 2016 y tuvo como epicentro a Pedernales.Expreso

Era un sábado como cualquier otro, hasta que el reloj marcó las 18:58 y un terremoto de magnitud 7.8 grados estremeció al país. La catástrofe, ocurrida el 16 de abril de 2016, dejó a 663 fallecidos y gran parte de la población de Manabí y Esmeraldas -las zonas más afectadas- sufrieron pérdidas irreparables.

CORONAVIRUS

Coronavirus Ecuador y el mundo | MINUTO A MINUTO: noticias actualizadas, casos y más

Leer más

El movimiento telúrico más fuerte que haya sentido el país en décadas provocó escenas de pánico. La falta de comida, agua potable y energía eléctrica, se fusionaron a los escombros para crear uno de los cuadros más dolorosos de Ecuador en los últimos años.

Para ese entonces, el Gobierno a cargo de Rafael Correa, también declaró estado de excepción. Países como Chile, Argentina, Colombia, México, Noruega, Rusia, España y Francia, se unieron a los esfuerzos para afrontar la situación, algunos con ayuda humanitaria y otros con el envió de equipos para ayudar en las labores de búsqueda y rescate. 

Pero, las fisuras de esta catástrofe siguen ahora mismo vigentes. A cuatro años del suceso, la situación parece empeorar y las zonas más afectadas reflejan un olvido más latente que nunca debido a la situación que atraviesa el país.

  • UN TRIPLE ASESINATO QUE ENLUTÓ A TODO UN PAÍS

NOS FALTAN TRES
Hace un año los familiares de Javier, Paúl y Efraín tuvieron la oportunidad de ingresar a Mataje, el sitio del secuestro.Cortesía

Javier, Paúl y Efraín, tres nombres que quedaron sonando en la memoria de muchos ecuatorianos. El equipo periodístico de Diario El Comercio, fue asesino en abril de 2018, a casi tres semanas de haber sido secuestrados por el Frente Oliver Sinisterra en la frontera colombo-ecuatoriana.

Los tres periodistas realizaban un viaje de reportería en la provincia de Esmeraldas, donde a inicios de 2018 se registraron ataques terroristas a un cuartel de policia y a una patrulla militar por parte del grupo armado.

El 25 de marzo, el equipo llegó a la ciudad fronteriza de San Lorenzo, posteriormente hicieron parada en el sector de Nuevo Mataje y salieron a caminar. La gente de ese pueblo cuenta que alguien se les acercó, que conversaron y luego siguieron a esta persona. Según El Tiempo, una fuente contó que las cuatro personas se embarcaron en una canoa y cruzaron al otro lado del río, donde finalmente se enteraron que estaban secuestrados.

El Gobierno de Lenín Moreno siempre mantuvo su idea de buscar una salida negociada, y descartó las operaciones militares para rescatar a los comunicadores, pero los resultados fallaron. 

Pasarían más de dos meses para que equipos forenses y policías rescataran los cuerpos, el 21 de junio. Cuando los encontraron, Javier, Paúl y Efraín ya no tenían las cadenas que los apresaron durante su cautiverio. Los periodistas habían sido asesinados con disparos en la nuca, en medio de la selva colombiana.

El hecho conmovió al pueblo ecuatoriano, quien criticó al Gobierno y a su Comité de Crisis, por la falta de acciones y respuestas. Los familiares de los periodistas, también levantaron su voz y enfatizaron que todavía quedan incógnitas y cabos sueltos en los expedientes.

  • LA PANDEMIA QUE PARECE NO ACABAR 

0e4c6bcd8f608057ff91ac3843597541ac8775cfw
Las mascarillas se han convertido en el accesorio más común en las calles del país y el mundo.EFE

Han pasado casi ocho semanas desde que se conoció el primer positivo de coronavirus en el país. Desde ese entonces los casos se han multiplicado sin parar. Ya las cifras superan los 8.000 contagios y más de 400 personas han perdido la vida a causa del virus, que cada vez parece más difícil de controlar.

Ante ese escenario nada alentador, parece ser que las medidas de restricción no cesarán. De ser así, abril sería el primer mes completo que Ecuador vivirá en cuarentena

Guayaquil

Coronavirus en Guayaquil: Treinta días de desesperación e hibernación social

Leer más

Guayas, Pichincha y Manabí, son las provincias más afectadas, aunque los estragos se sienten en todo el país. El Gobierno ya estableció la medida de semaforización que permitirá ir midiendo el avance de la pandemia y determinar cómo y cuándo se pueden ir reduciendo las medidas de restricción.

Ante la dura situación que atraviesa Guayaquil a raíz del brote, la alcaldía de esta ciudad ha comenzado a implementar medidas adicionales, como el Plan de Atención Integral por Sectores, que busca bajar la curva de contagio, atender oportunamente a pacientes y salvar vidas, para lo que también ha adecuado instalaciones, como el Centro de Convenciones.

La economía también se ha visto golpeada fuertemente. Mientras el ejecutivo busca salidas a la crisis y a la paralización laboral, la condición de las familias con menos recursos se agudiza y cada vez es más complicado abasteserse. El bono de protección familiar ha sido una de las medidas de ayuda implementadas.

Sin lugar a dudas, estos evento han generador y seguirán generando huellas en el país. Las experiencias vividas con el terremoto y el triple asesinato del equipo periodístico tienen un factor común: la unión de los ecuatorianos, que ha demostrado que trabajando de forma conjunta se puede seguir adelante.

Ahora solo hace falta aplicar esa lección a la difícil situación que el coronavirus plantea, para así conseguir afrontar los estragos que dejará la emergencia sanitaria más importante de la generación actual.