Un colchón llamado diálogo

  Actualidad

Un colchón llamado diálogo

El Gobierno retoma una de sus cartas de presentación. Ejecutivo dice que nunca la abandonó

CUPOS UNIVERSITARIOS  (31147235)
El presidente Lenín Moreno, en el marco del Encuentro Nacional para la Educación Superior el pasado jueves.ANGELO CHAMBA / EXPRESO

Las cifras bajas llevan a desempolvar discursos. El Gobierno ha retomado en los últimos días una de las cartas de presentación del presidente Lenín Moreno: el diálogo nacional. En un momento en el que las encuestas de aprobación a su gestión son poco favorables y sus aliados políticos empiezan a tomar distancia.

FUT

Gobierno y trabajadores en un nuevo intento por rescatar el diálogo

Leer más

“Siempre he manifestado que el mejor mecanismo de acercar a las personas es el diálogo. No existe mejor manera. Es, tal vez, la única forma de conocer verdaderamente cuál es el sentir de las personas”, dijo el jueves el mandatario en un evento del Acuerdo Nacional por la Educación Superior, una de las marcas del diálogo nacional que no se veía desde hace varios meses.

De hecho, luego de las violentas protestas de inicios de octubre, el acercamiento con los sectores que participaron en la manifestación se redujo significativamente. Según el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), en los últimos meses de 2019 hubo apenas tres acercamientos dentro de las mesas de diálogo establecidas por las Naciones Unidas y ninguno en el primer mes de 2020.

No nos prestaremos para un nuevo engaño. Ahora que las cosas se ponen más complejas nos llaman a dialogar, pero eso vienen haciendo cada cierto tiempo, sin resultados.

José Villavicencio, dirigente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT)

Eso cambió sorpresivamente para los sindicalistas con el llamado que hizo el Gobierno a una nueva reunión para tratar temas laborales, de seguridad social y los cambios en el Consejo de Salarios. Este encuentro se celebró el martes pasado, en el Ministerio de Trabajo.

JAIME VARGAS

Dirigentes indígenas acuden al llamado de Fiscalía

Leer más

“Una jugada astuta”, reconoció el presidente del FUT, Mesías Tatamuez, porque se produjo el mismo día que los trabajadores anunciaban que ejecutarán nuevas medidas de hecho de forma progresiva y en marzo tomarán una decisión sobre una gran movilización.

La relación del Gobierno con algunas cámaras y gremios empresariales tampoco ha sido la más fluida en los últimos meses. La reforma tributaria, los cambios en materia laboral y hasta las políticas no tomadas por el Ejecutivo para reducir el tamaño del Estado generaron distancias.

Sin embargo, un cambio en la directiva del Comité Empresarial Ecuatoriano, que eligió a Caterina Costa como su presidenta, le dio un nuevo aire a la relación con el empresariado. A finales de enero, Moreno y Costa se reunieron para dialogar sobre las alarmantes cifras de desempleo, competitividad y las reformas laborales que deben ser presentadas en la Asamblea.

Los acercamientos se retoman en un momento en el que terminó la alianza legislativa entre CREO y el movimiento PAIS y la propia agrupación oficialista podría desgranarse internamente, lo que le dificultaría al Gobierno, aún más, impulsar nuevas leyes y reformas.

Desde el Gobierno niegan que este renacer del diálogo tenga que ver con la caída en las encuestas y las bajas políticas. La ministra de Gobierno, María Paula Romo, le dijo a EXPRESO que el Ejecutivo no ha cerrado jamás las puertas para conversar con todos los sectores.

El diálogo es parte de la política del presidente y va a seguir siéndola hasta el último día de su Gobierno y las puertas están abiertas para todo el que quiera dialogar, por supuesto.

María Paula Romo, ministra de Gobierno.

DETALLES

- Los ejes de diálogo eran: plurinacionalidad; unidad; Consejo Consultivo Empresarial; información, educación, agro y lucha contra la corrupción.

- En 2018, el presidente Moreno delegó al vicepresidente Otto Sonnenholzner que dé seguimiento al “diálogo social” junto a la Secretaría de la Política.

- Molestia dejó entre los trabajadores la reunión del martes. Los delegados gubernamentales los habrían acusado de no haber hecho ni una propuesta.