Actualidad

La campaña se muda a las redes

MasterChef gana por goleada. Los correístas siempre tienen una encuesta que les conviene. Lasso y Hervas toman ventaja en las redes sociales. 

Caravana de Yaku Pérez en Cuenca, el primer día de campaña, 31 dic. 20
Caravana. Con las reglas de pandemia, concentraciones masivas como esta de Yaku Pérez servirán de poco.API

1. Un outsider se roba la pantalla: Arturito

Empezó el partido y nadie lo está mirando. Se dirá que el Twitter representa nomás un segmento de la realidad, pero algo deben significar estos números. Ayer a las cero horas (medianoche del miércoles), cuando se inició oficialmente la campaña electoral, el top 10 de las tendencias nacionales en la red social era el siguiente:

Número 1: #MasterChefEcuador, que esa noche tuvo prueba de eliminación.

Número 2: Arturo (concursante de MasterChef Ecuador, que esa misma noche abandonó la competencia ante el asombro de los internautas, que lo consideraban uno de los favoritos para ganar).

Número 3: Abigaíl (concursante de MasterChef Ecuador, que esa noche no abandonó la competencia y de quien los internautas opinan que debería hacerlo de inmediato).

Número 4: #CampañaElectoralEC. Por fin. Esta etiqueta debía su buena ubicación a la sufrida actividad de los integrantes del equipo de comunicación del CNE, que eran los únicos que la estaban utilizando a esa avanzada hora de la noche. Compulsivamente, hay que decirlo.

El resto de tendencias, desde el puesto 5 hasta el 10, correspondía a Arturito (el mismo personaje del puesto número 2), Roberto, Elizabeth, Gabriela, Rossana y José. Sí, todos ellos son concursantes de MasterChef Ecuador.

Ninguno de los 16 aspirantes a la Presidencia de la República aparecía a esa hora en el mapa de tendencias pero, según el sitio Elector Ecuador, que mide precisamente la actividad de los candidatos en el Twitter, el mejor ubicado a lo largo de ese día fue el correísta Andrés Arauz, que en su mejor momento llegó al puesto 40. Hasta la participante de MasterChef Ecuador que abandonó la competencia hace dos semanas le llevaba una ventaja enorme: en el puesto número 19, Maricela.

Si las elecciones se celebraran hoy, ganaría Arturito en primera vuelta.

campaña

Campaña electoral: tiempo de memes, ofertas sui géneris y electores con nuevas esperanzas

Leer más

2. El correísmo hace magia con las cifras

Al cierre de la precampaña no cabe duda de que el candidato mejor armado para la batalla de redes sociales es el correísta. No solo tiene el mayor equipo de medios digitales, encabezados por el canal de YouTube del supuestamente independiente Jimmy Jairala y la supuestamente pública Radio Pichincha Universal, desde donde se coordina un tropel de portales informativos. También dispone, para nutrir a esos medios que se reproducen como conejos, de la mayor cantidad de encuestadoras que se la pasan elaborando estadísticas a la medida de sus necesidades.

Parece que con las encuestadoras ocurre lo mismo que con los movimientos políticos: son de papel. Duermen durante años en una carpeta con número de registro de la superintendencia respectiva y, cuando se aproximan las elecciones, se ponen en alquiler. Y empiezan a parir datos.

Es fácil reconocer a las correístas: son las que aparecen en Pichincha Universal. Que produzcan encuestas a la medida de las necesidades de su candidato no significa solamente que lo pongan como ganador. Trabajar para Arauz en esta precampaña implicó también diseñar una movida estratégica con los números de Álvaro Noboa.

Es precisamente lo que hizo el Celag (Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica), chiringuito pseudoacadémico de tan dudosa reputación que a su consejo consultivo lo preside un sentenciado por cohecho: Rafael Correa. En la segunda semana de diciembre, cuando el regreso de Noboa a la contienda se daba por hecho, parió una encuesta que los medios correístas publicaron alborozados. Ponía en el primer lugar a Arauz con el 36,5 %; en el segundo, a Noboa con 22,9 %; tercero, Yaku Pérez con 21,2 %; cuarto, Guillermo Lasso con 13,6 %. Justo los datos que necesitaba el discurso correísta, según el cual la llegada de Noboa perjudicaba enormemente a Lasso.

Pero Noboa no llegó: no será candidato. Cabe suponer, siguiendo la lógica correísta, que Lasso recuperará todo lo suyo. ¿Qué hacer? Pues nada: buscarse otra encuesta. Gracias a Dios existe Estrategia Consultores. El martes de esta semana, el director de esa encuestadora con sede en Loja se presentó en MaxTV con Carlos Vera y sus declaraciones fueron reproducidas de inmediato por Pichincha Universal: “La medición realizada muestra que la fuerza de Álvaro Noboa no era tan grande como se especulaba”. Caramba, qué conveniente. Ni una palabra para explicar cómo es que los cerebros del Celag (y Correa, y Arauz, y en últimas Pichincha Universal) especulan tan bonito.

César Montúfar, José Bolívar Castillo y Guillermo Celi en sus videos de campaña.

Instantáneas electorales: Dadme un TikTok y seré presidente

Leer más

3. Lasso golea y Hervas vuelve a la patineta

Minutos antes del partido, el juez leyó las reglas a los participantes. La cadena nacional del CNE, el miércoles por la noche, trazó los límites de la cancha de la propaganda electoral: con un máximo de 200 participantes por caravana en las ciudades más grandes y 100 en las más pequeñas, las concentraciones no servirán sino para reunir al equipo de campaña; con un control tan férreo de los medios, las cuñas televisivas se convertirán en espacios indiferenciados. ¿Qué queda? Las redes sociales.

Y con el partido jugándose en las redes, uno no sabe quién sacó la ventaja del primer día: si Guillermo Lasso, que transmitió su lanzamiento de campaña vía Facebook y logró colocar tres tendencias entre las diez primeras del Twitter, o el candidato de la Izquierda Democrática, Xavier Hervas, el mago del TikTok, que volvió a su patineta disfrazado de viuda y leyó un testamento en el que el año viejo dejaba una herencia para “Xavier Hervas, nuestro presidente”.