Actualidad

Cadáver de sacerdote tiene tres días en una iglesia de Guayaquil

El cura de la parroquia San Antonio de Padua falleció el pasado sábado 28 de marzo. Familiares temen que tuviera coronavirus.

Iglesia San Antonio de Padua
La puertas de la iglesia permanecían cerradas, pues el cuerpo del padre estaba en el interior.Gelitza Robles

La mañana de hoy 30 de marzo, los feligreses y voluntarios de la iglesia San Antonio de Padua, en Urdesa Norte, en Guayaquil, esperaban a que retiraran el cadáver del párroco Carlos Quinde, quien falleció el pasado sábado 28 de marzo.

celular

QuarantineChat: la plataforma para comunicarte durante la cuarentena

Leer más

Vecinas que prefirieron no identificarse están preocupadas porque, lamentaron, no pueda ser posible que ya hayan pasado tres días y nadie haya retirado todavía el cuerpo.

A pesar de que el hijo del fallecido, el que tuvo antes de iniciar su vida religiosa,  llamado Carlos, dijo que su padre habría muerto de un infarto, también tiene dudas respecto a si el religioso contrajo o no coronavirus. Esto, porque de acuerdo a un familiar, antes de su deceso tenía síntomas de la enfermedad.

Dijo también que ninguna organización religiosa se ha acercado ante el fallecimiento del párroco. Este Diario se comunicó con la Arquidiósesis de Guayaquil para saber qué acciones tomarían tras este hecho, pero hasta el cierre de esta edición no respondieron.

Por eso, además de pedir al Ministerio de Salud Pública a que avalara el levantamiento del cuerpo, también sugiere que se hagan pruebas a quienes estuvieron junto al sacerdote durante sus últimos momentos de vida.

Añadió que quienes sí acudieron el sábado fueron agentes de la policía, pero no pudieron llevarse el cadáver al ser este un sospechoso de COVID-19. Hasta la mañana de ayer, continuaban esperando a que se llevaran el cuerpo, con pesar, pues Carlos dijo que hubiesen querido despedirlo de otra manera.