Caces inicia visita de verificacion tecnica en la Universidad de Guayaquil

  Actualidad

Caces inicia visita de verificacion tecnica en la Universidad de Guayaquil

Cuatro técnicos del Consejo de Aseguramiento de la Calidad de Educación Superior (Caces), llegaron al edificio del rectorado de la Universidad de Guayaquil, la mañana de este jueves 14 de noviembre de 2019.

Revisan el mapa del proyecto Delta que se ejecuta en la Universidad de Guayaquil.

Cuatro técnicos del Consejo de Aseguramiento de la Calidad de Educación Superior (Caces), llegaron al edificio del rectorado de la Universidad de Guayaquil, la mañana de este jueves 14 de noviembre de 2019. Ellos realizan la visita de verificación técnica que están ejecutando a las 55 universidades del país, como parte del proceso de evaluación externa con fines de acreditación a las instituciones de educación superior.

Su primera actividad fue una reunión privada con Monserrat Bustamante, miembro de la Comisión Interventora para el Fortalecimiento Institucional (CIFI) y vicerrectora académica de la alma máter porteña.

Mauro Servino, consejero del Caces, quien está al frente del equipo, informó que esta visita de verificación técnica es nueva dentro del modelo de evaluación y el propósito es recoger información mediante la observación directa en las instalaciones de cada universidad sobre las condiciones institucionales.

▶ Lee también: Roberto Passailaigue: “Queremos que la alcaldesa nos reciba y revise el plan”

Los técnicos recorrieron la parte de la infraestructura en las diferentes facultades; además revisaron el uso de las bibliotecas, condiciones de accesibilidad universal, gestión documental y archivística, entre otros aspectos contemplados en los estándares a evaluar.

Son 20 estándares, comprendidos en ‘elementos fundamentales’, que a su vez tienen 300 ‘componentes’, dijo Servino.

El equipo del Caces también realiza la visita al resto del campus, revisando aspectos de infraestructura en pasillos, aulas, oficinas; la velocidad del internet, funcionamientos de equipos como el infocus y sus pantallas; funcionamiento de los baños; rampas, entre otros.

En cada espacio, los técnicos tomaron medidas de ancho de puertas; altura del piso a los muebles. Asimismo, revisaron las condiciones de accesibilidad para personas con discapacidad, tanto en parqueaderos, como en pasillos, baños y aulas.

Durante el corrido efectuaron algunas observaciones, tales como el ancho de las puertas de los baños que debe ser de 70 centímetros y no de 63 como lo encontraron al hacer la medición.

▶ Lee también: Universidad de Guayaquil inicia II ciclo con 55.000 alumnos matriculados

Además observaron la inclinación de las rampas que tienen un 12.3 % y no 12 % como lo exige uno de los estándares.

Entraron a una de las cuatro aulas de la Facultad de Administración, cuyos trabajos de construcción estuvieron paralizados durante tres años y que la CIFI inauguró a principios de 2019. Allí constataron cómo se desarrollan las actividades académicas.

Esta visita a la Universidad de Guayaquil se extenderá hasta el viernes 15 de noviembre.

Los verificadores deberán elaborar un informe sobre la situación Institucional en que encontraron a la universidad.

Los informes estarán disponibles para los comités de evaluación externa antes de la realización de la visita in situ a desarrollarse del 2 al 13 de diciembre de 2019.

Desde octubre del 2018, la universidad está intervenida por segunda ocasión. La primera fue en el 2013, poco después de que cayera de la categoría B a la D, la más baja del sistema de evaluación de ese entonces. Casi al cierre de ese proceso, se anunció su retorno a la categoría B.

Pese a estar intervenida, la institución solicitó ser evaluada, sin que haya podido realizar muchas mejoras en infraestructura por falta de presupuesto.

Servino recordó que con las reformas a la Ley de Educación Superior se suprimió la categorización y se dio paso a la acreditación, que se otorga a las universidades que cumplen un conjunto de estándares de gestión en los procesos, que garantizan rigurosidad académica y eficacia administrativa en sus programas.

Las universidades que no acrediten en esta ocasión, tendrán tres años para ejecutar un plan de mejoramiento, con el fin de ser evaluadas nuevamente.

Los resultados de la evaluación se conocerán en enero de 2020.