Brayan Rodríguez se movilizaba en Quito en una Ford 150

  Actualidad

Brayan Rodríguez se movilizaba en Quito en una Ford 150

El mexicano, preso en la cárcel de El Inca, es reclamado por EE. UU. Es sospechoso de narcotráfico. Se lo señala como miembro del cartel de Sinaloa

SAQUICELA BRAYAN
El mexicano, preso en la cárcel de El Inca, es reclamado por EE. UU. Es sospechoso de narcotráfico. Se lo señala como miembro del cartel de SinaloaRené Fraga

La Corte Nacional de Justicia pidió a Estados Unidos que en 30 días contados desde la notificación, a través de los canales diplomáticos, presente las garantías sobre la seguridad de Brayan Rodríguez, el ciudadano mexicano detenido el 29 de noviembre en el norte de Quito y reclamado en extradición por el posible delito de narcotráfico.

El sospechoso se encuentra detenido en el Centro de Detención Provisional de El Inca de la capital desde el pasado 30 de noviembre. A ese sitio fue llevado por disposición del presidente de la Corte Nacional Iván Saquicela Rodas.

Entre las garantías que solicitó la Corte para Brayan de 23 años, presunto miembro del cartel de Sinaloa, el presidente de la Corte exigió que no será ejecutado o que no será sometido a penas que atenten a su integridad, a tratos inhumanos o degradantes, que no será perseguido por motivaciones políticas, raza, creencia religiosa o nacionalidad.

Además que no sea enjuiciado por hechos anteriores o distintos delitos por los cuales se requiere la extradición, de ser el caso no será extraditado, deportado o entregado a un tercer Estado sin consentimiento previo de las autoridades competentes del Ecuador.

En la audiencia de comparecencia del pasado 7 de diciembre el mexicano expresó su voluntad de ser extraditado a Estados Unidos siempre y cuando existan las garantías.

El pasado 29 de noviembre a las 20:20, la Policía Judicial ejecutó una orden de detención con fines de extradición emitida por el presidente encargado de la Corte José Suing.

Rodríguez tenía una orden internacional de detención emitida por la Interpol que se ejecutó en el sector del parque La Carolina, en la avenida de Los Shyris y calle Rusia, sector norte de la capital, en donde se ubicó a Rodríguez mientras se movilizaba en una camioneta Ford 150 de color negro.

La Policía hizo detener la marcha del vehículo y le explicó los motivos de su detención. Rodríguez fue trasladado al centro de Salud del Centro Histórico para las valoraciones médicas. El detenido no pudo explicar la procedencia del vehículo en el que se movilizaba y el automotor fue trasladado al centro de Acopio de la Policía Judicial.

Al momento de su aprehensión el ciudadano mexicano tenía dos teléfonos celulares con chips de la operadora Claro, 180 dólares en billetes de denominaciones de 20 y de 10, documentos personales, dos fotos, tarjetas bancarias de débito. En sus documentos personales apareció como dirección Sinaloa, no detalló ocupación.

En los datos del vehículo que tiene placas de Pichincha se anota como procedencia Estados Unidos. Cuatro días después de la detención el propietario del automotor pidió a la Corte la liberación del automotor y presentó la certificación de la propiedad del mismo. El requerimiento fue concedido por el titular de la Corte Nacional.

Brayan

Brayan Rodríguez, reclamado por narcotráfico en EE. UU., no se opuso a ser extraditado

Leer más

El vehículo en el que se desplazaba Rodríguez habría sido rentado. Al menos eso se desprende de la búsqueda del nombre del propietario quien aparece como relacionado con el alquiler de camiones.

Hasta el momento se desconoce qué actividades vino a cumplir en el país. Pero, para el exdirector de Inteligencia del Ejército Mario Pazmiño, el mexicano posiblemente llegó al país por eludir la orden de captura internacional por el posible delito de narcotráfico.

Otra razón podría haber sido la posibilidad de poder cambiar la identidad y obtener un documento de identificación por unos 1.000 dólares y aprovechar su presencia en el país para hacer negocios.

Pazmiño insiste en que personas como Rodríguez, a su edad posiblemente son operadores y no tienen escala muy alta. “Son personas utilizadas para que materialicen algún tipo de negocio”, añadió. Como colaboradores de Sinaloa en el país se ha señalado a los Choneros, los fatales y las águilas. Mientras que del cartel Jalisco Nueva Generación serían parte los tiguerones, lobos, cubanos y chonekillers.