Actualidad

Azaí, la esperanza y fortaleza de la Cruz Roja del Guayas

La perrita pitbull fue rescatada tras años de maltratos. Gracias a su carácter fue escogida como apoyo en terapias para niños y adultos mayores.

2
Azaí junto a su entrenadora Márgarita Narváez, voluntaria de la Cruz Roja del Guayas y a Segundo Echanique, su adoptante. La recibió el día de su cumpleaños..Cortesía.

Es la consentida de la brigada canina de la Cruz roja del Guayas donde la recibieron con una gran fiesta en la que no faltaron la torta, los globos y los regalos. Azaí había llegado al lugar en el cual sería amada y respetada. Luego de recibir todo tipo de maltratos durante largo tiempo, pasar el día encadenada al poste de luz de una empresa y sufrir la pérdida de una de sus extremidades, finalmente había terminado el calvario para la perrita de raza pitbull, color blanco, de aproximadamente 6 años.

Su caso de abusos fue denunciado y viralizado en redes sociales a finales del año pasado. Gracias al clamor público, rescatistas lograron sacarla de su infierno para brindarle los cuidados necesarios. En la evaluación médica se detectó que estaba bastante desnutrida, muy baja de peso, la visión en uno de sus ojos era nula y la pierna izquierda, debido a un accidente, -así dijeron quienes la tenían-, tuvo que ser mutilada desde la coyuntura lo que no le permite usar una prótesis.

En el área de bienestar animal municipal se hablaba mucho de ella por una particularidad, pese a todo su sufrimiento desbordaba emotividad. Esto sirvió para que el personal de la Brigada canina de la Cruz Roja del Guayas la escogiera y le hiciera un test para valorar su estado y equilibrio emocional. El propósito era que formara parte del área de obediencia básica, canoterapia o asistencia asistida con animales (A.A.A.) para apoyar a personas que sufren algún tipo de discapacidad, así como a los adultos mayores.

"Ella es superdócil, equilibrada cumplió con el perfil necesario y las normativas para el entrenamiento

Margarita Narváez, entrenadora canina

"Para esa área no podemos poner a un perro bravo, pero ella es super dócil, equilibrada cumplió con el perfil necesario y las normativas para el entrenamiento, pero como la Cruz Roja no cuenta con instalaciones adecuadas para tenerla, porque es un voluntariado, se realizó una campaña para adoptar a la perrita entre nuestros voluntarios y fue Segundo Echanique quien la adoptó. La recibió el día de su cumpleaños. Fue su regalo. Él la tiene en su casa, después de 15 años volvió a tener una mascota y está feliz con ella", comentó Margarita Narváez, voluntaria coordinadora de la brigada canina de la Cruz roja del Guayas, quien tiene 5 años de experiencia como adiestradora de canes.

3
El can servirá de apoyo en terapias para niños con discapacidad y adultos mayores.Cortesía.
chicas

El valle de las mascotas, el refugio de 100 gatos y 46 perros en Guayaquil

Leer más

Cuando el caso de la perrita se hizo público se la conoció bajo el nombre de Ashley, pero su nuevo dueño, quien es cristiano y hombre de fe, le puso Azaí que en hebreo significa Fuerza o Esperanza.

"Ella es parte del proyecto que vamos a implementar con el Municipio para llevarla a diferentes hospitales y asilos. Cuando los niños o las personas con discapacidad vean que a Azaí le falta una patita esto no solo los motivará, sino que además les hará saber que sí pueden salir adelante", explicó Narváez.

El entrenamiento al que será sometida la mascota dura alrededor de 9 meses y consiste en equilibrar y darle las técnicas necesarias para que si, por ejemplo, un niño con Síndrome de Down o epilepsia quiera tocarla, mediante la estimulación que le dan sus entrenadores acepte toda clase de caricias para que sienta que es normal que la topen, incluso de manera ruda y pueda estar tranquila.

Las terapias durarán entre tres y cinco minutos con cada niño, porque el animal se recargará de toda esa energía y quedará cansada. No se lo puede hacer trabajar todo el día porque sería maltrato animal. La labor que ellos hagan siempre será como un juego.

5
En el entrenamiento con personal de área de canino terapia.Cortesía.

"El can no pasará muchas horas con los pacientes. Serán pocas. Vemos el caso más especial, en qué condiciones se encuentra el niño o el adulto mayor. Si está decaído ahí entra la acción de la perra. Se le bota la pelota para que llegue donde se encuentra el pequeño que tiene el problema y hacemos que interactúe con él", aseguró su entrenadora.

Azaí, no solo está llena de fortaleza, sino además es la esperanza de muchas personas a quienes apoyará en sus terapias.

6
La perrita estaba muy desnutrida al momento de ser rescatada.Cortesía.