Actualidad

La avenida Amazonas se fracciona para dar paso a los ciclistas

La venta y reparación de bicicletas busca reactivarse, luego de dos golpes en menos de un año

Quito-ciclovía-bicicletas-coronavirus
A los ciclistas se le exige el uso de las mascarillas y tomar todas las medidas de seguridad para su traslado.Ángelo Chamba / EXPRESO

Una “ciclovía emergente” empezó a funcionar desde este 8 de junio de 2020 en Quito, para facilitar la movilización de los ciudadanos y prevenir la cercanía física, con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus.

Grandes y pequeñas industrias elaboran mascarillas reusables

La obediencia en Quito se limita al uso de la mascarilla

Leer más

El sistema de extiende por 4,5 kilómetros desde las avenidas Amazonas e Isaac Albéniz, punto en el que se construye la estación norte del Metro, hasta conectar con la avenida Eloy Alfaro en donde ya había una ruta específica para los ciclistas.

De los tres carriles de la Amazonas uno fue destinado a la vía emergente para las bicicletas este 8 de junio. Esto provocó una ligera congestión en los dos carriles restantes y alguna molestia en los conductores de automotores que salieron en mayor cantidad que la semana pasada.

La ruta pasa por la Plataforma Financiera y el Complejo Judicial del norte; por algunos centros comerciales y la denominada zona financiera. En el camino también hay ministerios y otras entidades públicas y privadas.

La plataforma financiera luce vacía por la falta de burócratas

La ausencia de burocracia golpea al comercio de Quito

Leer más

El objetivo es que tanto los trabajadores públicos y privados se motiven a usar la bicicleta para dirigirse a sus sitios de trabajo, mientras duran las restricciones en el sistema de transporte público, que solo puede transportar personas en el 30% de su aforo.

La “ciclovía emergente” estará disponible de lunes a viernes desde las 07:00 a 18:00 y los fines de semana desde las 07:00 a las 14:00.

La expansión del COVID-19 obligó a las autoridades municipales a tomar medidas de emergencia con respecto a los sistemas de movilidad alternativa. En febrero pasado, en entrevista con EXPRESO, el alcalde Jorge Yunda había señalado que se podrían hacer nuevas ciclorutas, pero respondiendo a decisiones técnicas, más que políticas.

Aumenta la demanda

Falta de mantenimiento en parques de Quito

Quito comienza a mejorar su fachada tras más de dos meses de aislamiento

Leer más

En el sector de El Ejido, en el centro norte de Quito, se ubican varios almacenes que se dedican a la venta y reparación de bicicletas, los que han tenido un repunte de trabajo desde que la ciudad pasó a amarillo en el semáforo epidemiológico, el 3 de junio pasado.

El colombiano Dairio Díaz repara este tipo de vehículos desde hace diez años en el sector. Dice que antes de la pandemia podía reparar de una a tres bicicletas diarias, pero el fin de semana tuvo quince solicitudes por lo que tuvo que buscar ayuda para cumplir con sus clientes.

La venta de bicicletas también se ha incrementado, según Héctor (prefiere omitir su apellido) que le dijo a EXPRESO que si antes, en un fin de semana, se vendía cinco bicicletas este último fueron unas ocho.

Los chats entre vecinos sirve para la denuncia de irregularidades.

La desobediencia en Quito impulsa a la organización barrial y parroquial

Leer más

“La mayoría de personas están ahora preguntando los precios. No nos hacemos muchas ilusiones porque luego de tres meses de estar cerrados vender tres o cuatro bicicletas más no es una ganancia, apenas nos ayuda para irnos igualando”, dijo.

En octubre pasado, en este sector de El Ejido se concentraron las protestas ciudadanas que se extendieron por casi 15 días, lo que produjo que los locales de venta de bicicletas también permanezcan cerrados. Algunos incluso denunciaron que fueron saqueados por los manifestantes.