Actualidad

Arrullos y marimba: la voz del pueblo 'afro'

Los esmeraldeños viven con identidad y alegría la Navidad. Dedican cánticos al Niño Dios. Demuestran su cultura y su fe

Esmeraldas - Marimba
Resistencia. Los arrullos son más que unos simples cánticos. Son la voz del pueblo afro en Navidad, la expresión de su identidad, de su resistencia, de su esperanzaLuis Cheme

La Navidad es una de las fiestas más esperadas por el pueblo afroecuatoriano de Esmeraldas, que la vive con intensidad y alegría, contagiando a todos los que visitan esta provincia. Su expresión más característica son los arrullos, unos cánticos dedicados al Niño Dios que se entonan desde la Nochebuena hasta el Día de Reyes, y que son el reflejo de su historia, cultura y fe.

RECORRIDO VENTA DE PA (11834636)

El pan de Pascua, 694 años de tradición e innovación de sabores

Leer más

Los arrullos son versos populares que se acompañan con el ritmo del tambor, las maracas, el guasá y el cununo, instrumentos típicos de la cultura afro. Son una tradición que se remonta a la época colonial, cuando los esclavizados africanos aprovechaban la Navidad para expresar su fe y su esperanza de libertad. Con sus voces, hacían frente al sufrimiento, la opresión y la discriminación que padecían.

(Te invitamos a leer: La tarea de salvar tradiciones, a ritmo de bullerengue )

Las mujeres son las encargadas de protagonizar estos cánticos, mientras que los hombres tocan los instrumentos. Ellas son las que llevan la voz melodiosa, las que improvisan los versos, las que le hablan al Niño con ternura, con humor, con picardía. Ellas son las que le piden salud, trabajo, paz, amor, justicia. Son las que le agradecen por todo lo que les ha dado, por haber nacido en su tierra, por haberse hecho uno de ellos.

“Las creencias religiosas ancestrales de los afroecuatorianos van desapareciendo con el tiempo. Sin embargo, en muchos casos conservan costumbres como pasar en familia, recordar en la Navidad cómo era con los abuelos y madres que ya no están”, expresa Víctor González, promotor de la cultura afro del cantón Quinindé, centro de la provincia de la Provincia Verde.

Danza - Esmeraldas
Diversidad. Es una invitación a celebrar la vida, a compartir la fe y decirle “aquí estamos” al Niño Dios.Luis Cheme

El grupo de cantores recorre las calles y se reúne en donde son invitados hasta el amanecer. El 6 de enero, la fiesta religiosa culmina con el baile de los cucuruchos, hombres y mujeres vestidos de negro o trajes típicos, que recorren los ríos en canoas y balsas entonando la marimba con fuerza y llevando comida preparada con pescados, carne de animales de monte y licor de caña dulce.

SOLIDARIDADSegún las comunidades cristianas del pueblo negro, celebrar Navidad reafirma el deseo de unidad y solidaridad.

(Te puede interesar: Cuencanos despiden el año con inocentada )

Nilda Vernaza, quien heredó esta tradición de su mamá y su abuela, asegura que en Navidad se esmeran preparando comidas y dulces caseros. La celebración es acompañada con mazamorra, casabe, champú de maíz y panes de dulces.

Los afroesmeraldeños no se complican. Si no hay pavo en la mesa para la Nochebuena, preparan el ‘tapao arrecho’, una combinación de carnes ahumadas de chancho, pollo y res, el plato tradicional preferido en fechas festivas. 

HACEN BAILAR AL SALVADOR EN UNA RONDA 

Estas celebraciones generalmente empiezan con la novena. Al caer la tarde se acostumbra llevar al Niño por las calles del pueblo, siempre cantando arrullos. Los fiesteros o padrinos para la celebración son los que, en la madrugada, cogen al Niño en una sábana y lo hacen bailar en la ronda, demostrando así su compromiso con él. 

(Además: Rompope: Tradición navideña que reinventa sabores )

Al amanecer, el propio día del Salvador, se lo acompaña con una procesión por las calles del pueblo, pero siempre cantando muy alegres por la fiesta.

¿Te gustó el artículo? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

POSADAS Y NOVENA_ JOF (11823719)

Las novenas siguen vigentes, algunas desde la virtualidad

Leer más