Actualidad

Año trágico para el periodismo en Ecuador, por las muertes y agresiones, según reportes

Los casos no han sido esclarecidos por autoridades judiciales

Foto de Sistema Granas (8630923)
Violencia. Sepelio de Gerardo Delgado, asesinado este año en Manta.Archivo

Organizaciones no gubernamentales que promueven la libertad de expresión y la defensa del oficio del periodismo difundieron un recuento de las problemáticas que han afectado a los profesionales que se desempeñan en esa rama de la comunicación.

EXPRESO

La SIP condena hecho de intimidación en contra de periodista de Diario EXPRESO

Leer más

El 2022 ha sido un año complejo para el periodismo en el Ecuador, ya que la violencia narcoterrorista se ha tomado varias provincias del país y la tarea de contar los sucesos de esa problemática se ha tornado compleja. Muchos han preferido evitar el tratamiento de esos temas porque temen ser víctimas de atentados, sobre todo, en zonas donde la figura del Estado es escasa o ha retrocedido.

“El año que termina fue un período difícil para ejercer el periodismo en Ecuador. Entre julio y noviembre de 2022 fueron asesinados 3 periodistas: Mike Cabrera, Gerardo Delgado y Henry Vivanco Castro. Ninguno de los casos se ha esclarecido hasta la fecha y se mantienen en la impunidad”, recoge el colectivo Periodistas Sin Cadenas.

La agrupación impulsó el proyecto #Depredadores para reportar las agresiones a periodistas y medios de comunicación ecuatorianos. “Solo en junio pudimos reportar 210 agresiones a colegas y medios de comunicación tras las protestas ciudadanas. En total, durante 2022 registramos un total de 406 agresiones contra la prensa y 408 periodistas y medios de comunicación agredidos”, añade la organización sin fines de lucro en un comunicado.

Viteri 234

Cynthia Viteri denuncia por calumnias a Diario EXPRESO por el reportaje sobre la bonanza de su entorno familiar

Leer más

La organización Fundamedios también presentó un reporte sobre la violencia en contra de periodistas. A las tres muertes antes señaladas suma el femicidio de Johanna Guayguacundo y la desaparición de Fernando León. “Son la prueba de que la violencia que vive el país es estructural y que ha penetrado y apuntado todo a su paso”, concluye la entidad.

A estos eventos, se pone el foto en los atentados y amenazas de muerte contra periodistas, los atentados contra las instalaciones del canal privado de televisión RTS y la distribución de panfletos para alertar de agresiones contra civiles por la circulación del diario Extra.

Además del crimen organizado, señala Fundamedios, la ola de delincuencia común que vive Ecuador también está haciendo mella en el periodismo. Reporteros han sido asaltados durante transmisiones en vivo y se empieza a evidenciar la existencia de ‘zonas silenciadas’.