Alianza PAIS, una marca electoral en picada

  Actualidad

Alianza PAIS, una marca electoral en picada

El movimiento dejó la etiqueta de hegemónico. La corrupción que lo salpica y ruptura interna mermaron su espacio

A1-5280815 (15280815)
La sede principal de la organización política en la avenida Shyris de Quito.ARCHIVO / EXPRESO

La sola marca y su principal rostro eran la ecuación electoral perfecta para llevar hasta el más desconocido a ocupar un puesto de elección popular... pero ya no son lo mismo de antes. Tanto la marca como su promotor están ahora salpicados por actos de corrupción, despojando a esta primera cada vez más de su posición.

Asambleísta Rosa Orellana

David Rosero: “Nuevo caso de diezmos en la Asamblea”

Leer más

El movimiento Alianza PAIS consiguió en la política electoral marcar hitos que ninguna organización política puede hasta ahora, como ganar por primera vez en la historia republicana la Presidencia en una sola vuelta; o alzarse con 100 legisladores, lo que le dio el control absoluto de la gestión parlamentaria entre 2013 y 2017.

Ahora su nombre resalta en procesos judiciales como el caso Sobornos 2012-2016, que sentenció por cohecho a más de 20 políticos y empresarios, entre ellos el expresidente Rafael Correa, por integrar una trama en la que se intercambiaban contratos por dinero que iba a las campañas del movimiento verde flex.

Ahora un nuevo caso de entrega de dineros públicos para financiar la campaña por el ‘sí’ en la consulta popular del 2018 salpica indirectamente al movimiento, cuyo presidente nacional, Lenín Moreno, fue el promotor de dicha tesis como presidente de la República.

Son golpes que, a decir de expertos consultados por este Diario, desgastan la marca y la ubican en una posición poco favorable para las presidenciales y legislativas del 2021. Natali Becerra, consultora en comunicación estratégica y opinión pública, precisa que no se puede hablar de marcas electorales en Ecuador porque esos logos han estado anclados a un líder; y cuando este empieza su descenso, lo mismo pasa con la marca.

Si la estrategia de comunicación de AP está anclada a Moreno y los actores principales, será de poco beneficio, dados los bajos niveles de aceptación

Natali Becerra, consultora en comunicación estratégica y opinión pública

Fue lo que pasó con PAIS cuando Correa se vio obligado a separarse de su organización. Este, a criterio de la experta, es uno de los motivos que ahora ubican a Alianza PAIS en esta situación, junto con la sombra de los actos de corrupción. “Ambos temas afectan en proporciones diferentes. El liderazgo de Rafael Correa tuvo un peso más fuerte; y la corrupción, si bien afecta a la ciudadanía, no es un tema que se priorice en el momento de brindar el voto. A la gente le preocupa más el empleo, la seguridad, la educación de sus hijos”.

Jorge León, consultor político y director del Instituto Internacional de Marketing y Comunicación, coincide en que la corrupción le pasa factura al movimiento verde flex y que pocas (por no decir ninguna) organizaciones políticas verán atractivo aliarse con un emblema que antes era apetecido. “Las alianzas son un mecanismo de gobernabilidad en la medida que estos sean acordes a los programas de gobierno, mas no que sean utilizadas como un reparto que beneficie intereses personales. Ante estos acuerdos/alianzas antes mencionados la ‘marca’ se ha visto debilitada o poco atractiva para ser la primera opción para establecer alianzas para los siguientes comicios”.

hoy

Caso Sobornos: fondos para la campaña de PAIS se retiraban del Colegio de Abogados del Guayas

Leer más

Pese al soporte que significa una alianza, el movimiento registra una caída electoral en comicios seccionales, en los que estas coaliciones suelen ser más comunes. En las elecciones generales de 2009, PAIS ganó 74 alcaldes propios y en alianzas, bajando a 69 en 2014, y a 25 en 2019. En cuanto a prefectos, se alzó con 9 propios y en alianza en 2009, subió a 10 en 2014 y bajó estrepitosamente a uno en alianza en 2019. Este Diario solicitó una entrevista con el secretario ejecutivo del movimiento, Gustavo Baroja, pero no hubo respuesta.

El también consultor político Daniel Molina concuerda en que PAIS dejó de ser atractivo para una alianza electoral, salvo en cantones pequeños donde la fuerza individual del candidato pueda dirimir una elección. Pero dibuja un futuro poco alentador. No es de los que creen que el movimiento cuente con tiempo para recuperar por lo menos algo de ese atractivo con miras a las presidenciales. “Debió empezar hace meses, y crear una ‘nueva AP’ requería de un rediseño de todo, autodepuración y elaboración de un código de principios renovado. El factor tiempo les jugó en contra”.

Perdió su peso al desvincularse de Correa... Al perder su identidad se diluyó por completo. Ese partido si no se reinventaba estaba pronosticado al fracaso.

Daniel Molina, consultor político.

De acuerdo con León, será difícil para el otrora movimiento hegemónico recuperarse para los próximos comicios, a menos que ocurra un “milagro” o una reestructuración rápida, algo que ve imposible. Mientras que Becerra le da algo de esperanza. “Dependerá de la estrategia de esta campaña. Si logran la participación de cuadros ciudadanos pueden tener posibilidades, o si entienden las necesidades reales de los votantes también podrían lograr mejor aceptación”.