Actualidad

Abdalá Bucaram tiene una larga lista de investigaciones por sospechas de corrupción

Sus 41 años de vida política, de ellos solo seis meses en el gobierno, han transcurrido entre escándalos. Se considera un perseguido político.

Bucaram
Abdalá Bucaram, tras el allanamiento de su casa, fue llevado al cuartel Modelo, en Guayaquil.Gerardo Menoscal

Desde su incursión en la política en 1979, con el cargo de intendente de Policía del Guayas durante el inicio de la presidencia de su cuñado Jaime Roldós Aguilera, la vida del populista Abdalá Bucaram Ortiz ha transcurrido en medio de escándalos y de procesos judiciales por los que abandonó el país y lo llevaron a estar autoexiliado en Panamá, primero dos años (1985-1987) y después otros veinte (1997-2017).

20200603_132954

Nebot: "El prefecto Morales no es ni más ni menos que otro investigado"

Leer más

Retornó al país el 15 de junio de 2017, dos meses después de que prescribieran en abril de ese mismo año las dos causas abiertas en su contra por malversación de fondos durante los seis meses que gobernó el país (del 10 de agosto de 1996 al 5 de febrero de 1997). Estos eran los dos últimos procesos abiertos en su contra, dentro de una abultada lista de acusaciones de injuria y señalamientos por sospechas de corrupción que empezó a escribirse desde los tiempos de intendente del Guayas y que han vuelto a salpicarlo ahora, en una investigación judicial por un presunto delito de peculado y asociación ilícita en la compra de insumos médicos para el hospital Teodoro Maldonado Carbo del IESS, en el contexto de la pandemia de COVID-19. En su casa, en la ciudadela Kennedy de Guayaquil, hallaron 5.000 mascarillas y 2.000 pruebas rápidas.

Allanamientos

La detención de Abdalá Bucaram y Carlos Luis Morales en 5 tuits

Leer más

Bucaram, ahora en arresto domiciliario por posesión de un arma de fuego durante el allanamiento de su casa, dice que no tiene de qué defenderse. Siempre se ha declarado un perseguido político y ha hecho incisivas declaraciones, como aquellas de un supuesto complot de la CIA para asesinar a su cuñado, el presidente Jaime Roldós, y su esposa Martha Bucaram, quienes murieron en un accidente aéreo en Loja en 1981. Fue él quien aprovechó el apellido y popularidad de su cuñado para fundar el Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), que se convirtió en su caballo de batalla para captar la alcaldía de Guayaquil en abril de 1984. Fue elegido para administrar la ciudad por cuatro años, pero no había cumplido diecisiete meses cuando dejó el cargo para su primer autoexilio en Panamá. Corrían los primeros días de septiembre de 1985 cuando el gobierno de León Febres-Cordero (1984-1988) y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas lo denunciaronpor injurias y por atentar contrala seguridad del Estado tras acusarlos de mal uso de los recursos militares.

En la casa de Abdalá Bucaram, en la ciudadela Kenneddy de Guayaquil, se encontraron 5.000 mascarillas y 2.000 pruebas rápidas, informó la Fiscal Diana Salazar.
Carlos Luis Morales, detenido compras de emergencia

Detenido el prefecto Morales en la investigación de las compras de emergencia

Leer más

En 1987, tras dos años en el autoexilio, el Congreso Nacional (ahora Asamblea) le concedió la amnistía general y, con ello, la libertad para volver al país. Lo hizo el 1 de agosto de ese mismo año para postularse a la presidencia por primera vez en 1988, que perdió. En 1992 se embarcó en su segunda contienda, pero también salió derrotado. A la tercera postulación fue la vencida, tras vencer en segunda vuelta al socialcristiano Jaime Nebot (exalcalde de Guayaquil).

La historia
INFOGRAFÍAEXPRESO
Las investigaciones
INFOGRAFÍAEXPRESO

Asumió el poder el 10 de agosto de 1996 para un período de cuatro años, pero solo estuvo seis meses en el cargo.

El 5 de febrero de 1997, tras ser destituido por “loco”, con 44 votos en el Congreso Nacional, volvió a autoexiliarse en Panamá. Para entonces, la justicia ya había comenzado a investigarlo por múltiples delitos cometidos durante su administración, entre ellas compras de útiles escolares con sobreprecio y malversación de fondos públicos, entre ellos los de gastos reservados.