Quito

Una solución para el abastecimiento de agua

La ampliación de la planta Paluguillo mejorará el servicio en el noroccidente. El crecimiento poblacional complicó al sistema

Paluguillo-Planta-Ampliación
La obra en la planta Paluguillo, parte de la megaobra Chalpi-Papallacta, permitirá abastecer a 250.000 familias más en el noroccidente.Cortesía

El problema empezaba con la llegada del verano, cuando el calor se tomaba la parroquia Yaruquí, y el afán por refrescarse crecía.

“Debíamos emplear esos meses tratando de racionar el agua que llegaba del río Pisque, y aun así se generaba un desabastecimiento”, explica Patricia Osorio, presidenta de la Junta Parroquial de Yaruquí.

No se trataba de un problema en el sistema de agua potable de la Empresa Pública de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps), sino del enorme crecimiento poblacional de la localidad, que pasó de tener 7.800 residentes en 2010 a 19.672 hasta el año pasado.

“La construcción del aeropuerto de Tababela incrementó el número de habitantes, que vinieron para estar más cerca de sus lugares de trabajo”, dijo.

cubeto-construcción-ElInga

El Cubeto 10, que aliviará el depósito de residuos, no se entregó en la fecha prevista

Leer más

La misma situación se repite en Cumbayá, donde el número de habitantes empezó a dispararse entre 2007 y 2011 con la edificación de ciudadelas cerradas. Así lo señaló Diana León, dirigente de La Mandarina, en esa localidad.

MEGAPROYECTO-CHALPI-PALUGUILLO
La obra estará terminada a fines de año.Adrián Peñaherrera

“Se ha vuelto un problema, y por más de que tratan de reparar las tuberías, no es una solución a largo plazo”, señaló.

Para la Epmaps, el trazado del megaproyecto Chalpi Grande-Papallacta fue la solución, o al menos una que evitará el desabastecimiento del agua potable hasta 2050.

“Como empresa debemos pensar a futuro y, el aumento de la población nos llevó a la necesidad de crear un proyecto a largo plazo que garantice el servicio de agua potable a las parroquias del noroccidente de Pichincha”, señaló Fernando Zurita, gerente técnico de Infraestructura de la Epmaps.

El proyecto consiste en tres componentes: la construcción de captaciones en el río Chalpi, la ampliación de la planta de Paluguillo y la línea de transmisión desde la planta hacia las parroquias rurales.

Lo primero en edificarse fue la ampliación de Paluguillo, que estará terminada en abril. Esta pasará de tratar 600 litros a 1.600 litros por segundo, ampliando el servicio a 250.000 familias adicionales de Cumbayá, Tumbaco, Pifo, Puembo, Tababela, Yaruquí, Checa, El Quinche y Guayllabamba.

La inversión total del proyecto es de $ 100 millones. El 70% de los $ 18 millones empleados en Paluguillo fueron entregados a través de un convenio con la Agencia Francesa de Desarrollo, pero la Epmaps confía en que el financiamiento para el resto del proyecto se conseguirá y se implementará hasta fin de año.

IMG20201221121927

Dieciséis solicitudes de exploración minera se han solicitado para el Chocó Andino

Leer más

Una obra para Calderón

Un diseño de ampliación del servicio para Calderón, en el norte de Quito, también está en proceso. Esto debido a que en esta parroquia se han asentado 300.000 habitantes.

 “Es un plan que se desarrollará dentro de los próximos cuatro años, pero vemos que es una necesidad importante, pues es un sector que crece cada año”, explicó Zurita. Para la localidad se ha planteado una línea de conducción desde Paluguillo.