La ola verde cambia el paisaje del Carcelén industrial

  Quito

La ola verde cambia el paisaje del Carcelén industrial

La huella de carbono neutro es una tendencia que gana fuerza.  Al mismo tiempo es un primer paso para cumplir exigencias para relaciones comerciales.

WhatsApp Image 2022-07-29 at 5.52.41 PM
Proyecto. El programa Ecuador Verde, promovido por Pacto Global, brindará asistencia a las empresas en la gestión de su huella de carbono.Cortesía

El panorama en Carcelén industrial, al norte de Quito, ha cambiado. Pinta, cada vez, más amigable con el ecosistema: aumentaron los edificios con paneles y plantas de energía solar.

Economía

Quito acogerá el Women Economic Forum para acortar brecha económica de género

Leer más

Según Francisco Navarro, gerente de Enercity, empresa encargada de montar esas estructuras, la demanda creció en los últimos dos años gracias a una regulación.

Implica que es posible usar los techos de las instalaciones o terrenos baldíos para armar las plantas de energía solar fotovoltaica y usarla en los procesos industriales propios.

Además, la energía que no se utiliza puede ser reinyectada al sistema público para ser usada por otro usuario. Y eso significa una nota de crédito para el dueño de la planta solar. Es decir, se vuelve rentable.

Y no es la única estrategia que se ha montado para ser amigables con el planeta. Por ejemplo, hay un plan para reducir la emisión de carbono de las empresas. En el papel, es una acción clave para ayudar en la lucha contra el cambio climático. En la realidad, todavía tiene un carácter voluntario.

Espero que más empresas se sumen a este esfuerzo con la acción climática.

Karina barrera, subsecretaria de Cambio Climático

El ministro del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, Gustavo Manrique, reconoce que por ahora no existe castigo para las empresas que no se sumen al proyecto. “No hay sanción. Ni control. Es un tema honorífico y voluntario, donde hay 220 empresas que quieren establecer un manejo de producción bajo en huella de carbono”, explicó.

Pero aclaró que sí hay estándares para la emisión de diferentes gases y que existen temas marcados en normativas para controlar actividades que puedan afectar al ecosistema.

De todas maneras, el programa tiene un respaldo tácito: varias empresas internacionales exigen sellos de calidad relacionados a la sostenibilidad ambiental.

Por ejemplo, la Unión Europea pone como una condición para negociar, que las empresas cumplan con requisitos ecológicos. Si bien los sellos los emiten los mismos europeos, estar en un proyecto local ayuda. Y así en otros continentes.

Entonces, si bien no existe una sanción puertas adentro, al no estar en este tipo de iniciativas las empresas podrían ver reducidas sus posibilidades de negociar a escala internacional.

El presidente de Pacto Global, Jorge Rosillo, cree que es un gran momento para “unirnos y hacer un Ecuador con agenda de sostenibilidad”.

El programa ‘Ecosistema sostenible: empresas hacia la carbononeutralidad’ ya tiene dos marcas con proceso cumplido: Yanbal y Produbanco.