Quito

Huertomanías, una opción frente a la exclusión laboral

La cooperativa es dirigida a personas con problemas de salud mental.  Festejan sexto aniversario.  Buscan cambiar el tipo de atención que da el estado

Huertos-quito-historia
A raíz de la pandemia, los socios y voluntarios acuden al huerto dos veces por semana para cultivar las frutas y verduras y preparar sus otras ofertas.Angelo chamba

“Nadie le pregunta a un 'loco' lo que piensa, o lo que quiere. El Estado y muchas veces la familia, deciden por ellos”, reflexiona la psicóloga Aimee Dubois. Se encuentra en la baranda de un terreno de 700 metros cuadrados en la parroquia de Nayón, al nororiente de Quito.

En 2014, cuando laboraba para el Ministerio de Salud Pública, llegó no solo a esa conclusión, sino a otra: el modelo de encierro planteado desde hace más de un siglo para quienes padecían de enfermedades mentales, no daba resultados.

“Si la pandemia nos ha demostrado algo es que el encierro no cura, y esa es una realidad que ya conocíamos, pero que hasta ahora no se explora desde lo público”, dijo.

Al año siguiente, en 2015, fundó Huertomanías, una cooperativa dedicada al cultivo de frutas y verduras orgánicas y productos de valor agregado donde todos los socios son personas que padecen de problemas de salud mental.

Patricia March

Patricia March, la mujer que refloreció junto a su jardín

Leer más

La propuesta buscaba solucionar una problemática compleja: la falta de acceso al trabajo para este grupo de la población. “Pese a que tenemos una de las constituciones y leyes más progresivas del mundo en temas de inclusión laboral, se queda en el papel, las empresas prefieren contratar a personas con discapacidades sensoriales o físicas, porque los problemas de salud mental tienen aún un estigma; se los considera peligrosos y las compañías no saben cómo adaptarse a ellos”, explicó Dubois.

La iniciativa no es reciente, existe desde los años setenta, y se ha desarrollado en numerosos países, entre ellos Alemania, Italia e Inglaterra. En Ecuador es la única de su tipo, y ha sobrevivido en medio de distintas vicisitudes económicas y sociales, entre ellas las protestas de 2019 y la emergencia sanitaria, que empezó el año pasado.

Hueetos-quito-historia
Los huertos han sumado productos de valor agregado como mermeladas, tés y ajíes.Angelo chamba

Antes de la pandemia, los socios vendían sus productos en ferias orgánicas en el norte de la capital. Ahí mantenían un sistema de repartición equitativa, con un 80 % de los ingresos divididos en partes iguales y un 10 % para reinversión en el emprendimiento.

Para continuar ampliando su cartera de productos, han elaborado campañas de crowdfunding y participado por fondos internacionales. Así han ido tecnificando el proceso de cultivo en las laderas, y construyendo un invernadero.

Christian Navas, quien fue uno de los primeros socios de ‘Huertomanías’, indica que la labor ha sido ardua, pero que han perseverado.

“Creo que es un testimonio a las ganas que ponemos en este proyecto el que hayamos sobrevivido cuando tantos otros negocios han tenido que cerrar sus puertas”.

HUERTOS EN QUITO (32786979)

Los huertos urbanos se toman la capital

Leer más

Para él ‘Huertomanías’ representa no solo su sitio de trabajo, sino la posibilidad de salir adelante en medio de un mercado laboral incapaz de acomodarse a la diversidad.

“Mandé miles de carpetas y siempre me decían que me iban a llamar, pero nunca pasó. Aquí he tenido la posibilidad de mantenerme solo”, señaló.

Sin embargo, el cierre de las ferias presenciales han obligado a los beneficiarios a idear otras maneras de generar ingresos, entre ellas la venta de sus productos de valor agregado a través del Wasi Market, dictar talleres, ofrecer visitas guiadas con pago previo, entre otras propuestas.

Hemos continuado trabajando vía Zoom, y viniendo al huerto dos veces por semana, pero vamos a seguir, porque creemos en este proyecto”, agregó Dubois.

A futuro, a los cinco socios de ‘Huertomanías’ les gustaría extender la iniciativa a otros puntos de la ciudad, y del país, así como ampliar el índice de producción hacia la exportación de sus tés y mermeladas.

Por ahora, no obstante, también se enfocan en los talleres, con el fin de concienciar a la ciudadanía sobre las realidades de la salud mental. El fin, explica Dubois, es que se entienda que hay otras opciones antes que la institucionalización.

Seis años al pie del cañón

Con el fin de festejar su sexto aniversario, ‘Huertomanías’ realizará varios eventos, incluyendo dos cinéforos con los filmes ‘Réquiem for a dream’ y ‘Azules turquesa’, hasta el 31 de marzo, día de su fundación. Adicionalmente, se dictará de manera virtual el conversatorio ‘¿Existe bienestar en el encierro? Una reflexión en el contexto de pandemia’.

 El miércoles 31 en cambio, se desarrollará la conferencia ‘La lógica manicomial, los derechos humanos y la búsqueda de bienestar’. Será a las 19:00 a través del perfil de Facebook de la entidad. Los fines de semana se ofrecen tours guiados por el huerto. Estos tienen un costo, y debe solicitarse a través de una reserva previa.