Quito

La fiscalización sigue a ‘Quito a la cancha’

La segunda fase cuesta $ 8 millones.  Los espacios no se usan por la pandemia.  Concejales piden un análisis externo

ObrasCarcelen2
Dos canchas de ecuavóley en Carcelén fueron intervenidas por un monto de $ 83.000. No obstante, por la pandemia, no se pueden usar.Cortesía

En Carcelén Alto, las nuevas canchas impresionan. Con una inversión de más de $ 83.000, la Secretaría de Educación, Recreación y Deporte renovó la infraestructura para el ecuavóley. A la par, se colocaron nuevas baterías sanitarias, camerinos, iluminación led y hasta un marcador electrónico. Hay un solo problema: no pueden usarse.

Esto debido a que, como parte de las medidas de restricción para evitar el alza de contagios, no están permitidos los eventos deportivos. Además, no hay una fecha definida para la reapertura de este tipo de encuentros locales o barriales.

Pese a ello, la entrega de otras seis macroinfraestructuras deportivas está planificada para este mes dentro del marco de la segunda fase del programa ‘Quito a la cancha’.

La iniciativa fue uno de los ejes de campaña del alcalde Jorge Yunda en 2019, y ni la pandemia pudo detenerla, pese a los fuertes cuestionamientos que recibió la primera fase del proyecto, que costó $ 3,6 millones y se implementó tras el inicio de la emergencia sanitaria. Hasta diciembre de 2020 se contempló la intervención de nueve bienes de ligas barriales y seis canchas de ecuavóley.

Agua-Obras-Quito

Contratos irregulares, eje de una pugna entre el alcalde y Agua de Quito

Leer más

Para la segunda fase, son diecisiete las ligas contempladas, para lo cual se cuenta con un presupuesto de $ 8 millones.

Para el concejal Fernando Morales, el gasto es superfluo y debe reconsiderarse. “No es una necesidad de la ciudad. Ese dinero debe destinarse a la reactivación de la economía y a mejorar la educación municipal”, dijo durante la sesión de consejo en la que se trató el tema. Agregó que este año, el área social del Cabildo tuvo un recorte de 27,7 % de su presupuesto y que ese dinero debería reforzar los planes de asistencia. “Las canchas pueden esperar”.

Con él concordó el concejal Juan Manuel Carrión, quien señaló en una entrevista previa que existe una afectación real por el uso de esos recursos.

“No hay presupuesto para hacer obras de mitigación en las quebradas o para apoyar una declaratoria de emergencia en el río Monjas, temas que son urgentes, pero sí hay fondos para este proyecto, que no tiene mucho sentido en este momento”, argumentó.

Desde el Concejo hay una propuesta para solicitar la fiscalización externa o un examen especial a las etapas contractuales, para establecer la idoneidad de los montos empleados y para determinar si cabría la continuidad del proyecto.

Por su lado, Inés Martínez, secretaria de Educación, Recreación y Deporte, manifestó durante la inauguración del espacio que si bien las canchas no se pueden usar en este momento, a largo plazo serán “espacios de inclusión para fomentar una vida saludable”.