Quito

Quito: El cierre de paradas obliga a caminar a los vecinos del centro

En el sector del Cumandá y La Recoleta es común ver grupos de vecinos caminando hacia sus destinos. En la noche, las vías lucen desoladas

trole
Tramos. Algunos vecinos caminan largos trayectos para llegar a un punto por donde puedan tomar transporte público que los lleve a diferentes puntos de la ciudad.Gustavo Guamán

Desde la suspensión de las paradas del Trolebús en sentido norte-sur Cumandá y La Recoleta, por los trabajos viales que la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) realiza sobre la avenida Maldonado, en el centro de la urbe, la circulación de quienes viven en estos sectores se ha visto afectada.

inversiones Quito

Pabel Muñoz busca inversionistas para impulsar 30 proyectos en Quito

Leer más

Hasta antes del cierre temporal, datos de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros de Quito señalaban que, a diario, 3.632 personas utilizaban estas estaciones.

Leonor Garrido, quien vive en la calle Loja y Borrero, cerca de la parada Cumandá, es una de ellas. A partir del cierre de la vía, ella camina, de lunes a viernes, hasta la Plaza de Santo Domingo para tomar una unidad que la traslade al sector de la Kennedy, en el norte de la urbe, para cumplir con su trabajo. La joven abogada indica que en la mañana no hay inconveniente, incluso “es una buena práctica porque el cierre me obliga a levantarme más temprano y caminar, lo cual lo veo bien”. El inconveniente, agrega, es en la noche, cuando los articulados llegan únicamente hasta la parada Santo Domingo y la travesía a pie inicia.

“Solo cruzar la plaza ya es peligroso”, señala. Con esta afirmación coincide Luis Becerra, de 59 años, quien camina todas las noches desde La Recoleta hasta Santo Domingo para esperar y acompañar a su hija Melissa, que llega del instituto en el que estudia. Ella espera dentro de la parada hasta que su progenitor llegue. Cuando lo ve sale y ambos empiezan el recorrido de regreso a su casa.

Tumbaco

Quito: En Tumbaco se registró un caso de sicariato

Leer más

Avanzan en medio de calzada recién asfaltada de avenida Maldonado y Rocafuerte. Caminar por ahí es una estrategia para ser visibles, ya que el sector se ve desolado y “en las aceras corres más riesgo de que te roben”, dice otro morador que se une al recorrido.

Al pasar por el sector de La Ronda, en Cumandá, algunos transeúntes se desvían hacia la calle Paredes, pues habitan en los condominios ubicados sobre esa vía que se conecta con el barrio Loma Grande. “Solo cuando es viernes y hay gente que viene a algún bar o restaurante de La Ronda, hay agentes haciendo patrullajes. Pasar por aquí un lunes, martes o domingo en la noche es tentarle a la suerte”, advierte Gloria Báez, moradora del condominio desde hace 40 años.

El recorrido de Becerra y su hija sigue. Ambos caminan cuidadosos esperando que ninguna persona desconocida se les acerque a pedirles dinero, lo cual es muy común en el sector, revela el padre de familia. Al llegar a la intersección de la avenida Maldonado y Antonio Tejada, se detienen en una tienda para comprar pan. Alfonso Cuchi, dueño del local, indica que a diario se ve pasar a varias personas que caminan en grupo y tratan de intimidar a los transeúntes.

Sociedad_Cultura_Teatro Ensayo

Con dos funciones en Quito, el Teatro Ensayo festeja sus 59 años

Leer más

“La semana anterior, tipo 18:00, una chica entró corriendo. Dijo que la estaban siguiendo. Se quedó como una hora hasta que un familiar la vino a ver”.

A pesar de que al frente de la tienda de Cuchi hay una Unidad de Policía Comunitaria, esto no es una garantía para los vecinos, pues la infraestructura no permanece abierta con normalidad. Mercy Mera, dirigente del barrio San Sebastián, señala que hace aproximadamente cuatro meses la UPC volvió a abrir gracias al apoyo de los vecinos, quienes se unieron para habilitar el espacio policial, el cual fue destruido durante las manifestaciones de octubre de 2019.

asfalto
Fresco. Sobre las viejas calzadas todavía se realiza la remoción del pavimento en mal estado para colocar la nueva capa asfáltica.Gustavo Guamán

Sin embargo, la UPC no opera todos los días. El teniente coronel Juan Chacón, comandante del Distrito Manuela Sáenz, argumenta que una de las razones es la falta de policías. Por ello se ha priorizado la atención en los sectores del centro con mayor incidencia delictiva, como el bulevar de la avenida 24 de Mayo, donde trabajan 15 agentes.

Quito- capacitación- escolar

Quito: el transporte escolar vuelve a las calles con varias inquietudes

Leer más

El camino desde esa intersección hasta La Recoleta también luce desolado. Lo único que se ve es maquinaria; pero eso no es todo, las luminarias públicas que van desde la altura del Ministerio de Defensa hasta el puente del río Machángara no funcionan.

Los moradores del sector que trabajan o estudian en el sur viven una situación similar, con la diferencia de que “ninguno se atrevería a caminar desde la Villaflora, Chimbacalle y La Colina (paradas suspendidas en sentido sur-norte) hasta La Recoleta o Cumandá”, afirma Leonardo Portero. El joven estudia en la sede sur de la Universidad Salesiana, que está en el sector de la Morán Valverde. Desde la suspensión de las paradas, sus padres hicieron un esfuerzo económico y pagan un taxi desde El Recreo hasta su domicilio.

Guayllabamba

Quito: Guayllabamba espera por el arreglo de vías tras reparación de alcantarillado

Leer más

Si el universitario, que vive en La Recoleta, optara por el transporte púbico, solo tendría una opción: un bus que le deje en la avenida 5 de Junio para luego caminar hasta su casa. Si bien el trayecto no implica más que una escalinata de cerca de 100 gradas, “pasar por ahí es un suicidio”, sostiene Portero.

La Empresa de Pasajeros informó que está prevista una visita técnica junto a la Epmmop, hoy miércoles 2 de agosto, para ejecutar una evaluación que permita habilitar las paradas Cumandá y La Recoleta, en sentido norte-sur.

Becerra, al igual que todos los moradores del sector, espera que ambas paradas vuelvan a su normal funcionamiento lo antes posible, para evitar las largas caminatas para llegar a sus destinos.