Quito

El bosque de arupos, un sueño con futuro incierto

El proyecto ecológico de El Trébol se consolida con 1.200 especies nativas, pero su convenio está por terminar. No ha sido declarado área protegida

Bosque-Arupos-1
La propuesta del abogado Rafael Lugo surgió en Twitter, donde el alcalde Yunda la acogió en 2019. Se han hecho tres grandes intervenciones.GUSTAVO GUAMAN

“Ha sido igual que como con los rinocerontes africanos, a los que les lima el cuerno para que parezca dañado y no se lo corten. Nosotros hemos tenido que cortarles las flores a los arupos para que no se los lleven”, reflexiona Rafael Lugo, precursor del bosque de arupos, en El Trébol.

La idea de recuperar este espacio se le ocurrió al abogado quiteño en 2019, mientras circulaba por el sector. “El relleno de El Trébol era usado como escombrera. Estaba lleno de llantas, material de construcción y basura y lo vi y me pregunté si no sería mejor que ahí hubiera un bosque, no un basural que se veía feo y triste”, recordó.

Promovió la idea a través de su cuenta de Twitter e incluso promocionó el certamen del Rey Arupo, que llevó a cientos de usuarios a enviar fotos del colorido y emblemático árbol capitalino en numerosos puntos del distrito. Finalmente, el alcalde Jorge Yunda acogió la propuesta, y en diciembre de 2019 se organizó la limpieza del lugar y la primera reforestación con plantas nativas, no solo los populares arupos. 1.200 plantas en total se sembraron en el lugar.

Construcciones-artesanales-Quito

Quito: Un accidente pone a las construcciones bajo la lupa

Leer más

Otras dos siembras masivas se realizaron hasta este año.

Desde entonces, el escenario en El Trébol ha cambiado drásticamente. La zona pasó de ser un descampado donde nada crecía, a un área verde donde los pequeños árboles, apoyados en palos, se fortalecen. Al caminar, bandadas de aves se dispersan, hay insectos; la vida ha vuelto al lugar.

Pero no todo ha sido fácil. En marzo, tras el inicio de la emergencia sanitaria, una serie de denuncias llegaron, indicando que camiones municipales habían depositado nuevamente escombros en el sitio. Asimismo, a mediados de año vecinos del lugar reportaron el robo de árboles. Otros murieron, una parte natural del proceso de crecimiento, que tiene un índice de 10 % de afectación.

“Hemos replantado unas sesenta especies y tendremos que seguirlo haciendo. Debido a las condiciones del relleno, tuvimos que traer tierra fértil para que las plantas puedan crecer, pero no todas toman raíz. Además, en verano, hay otras que se secan”, explicó Lugo.

Bosque-Arupos-2
El proyecto empezó a desarrollarse en El Trébol en diciembre de 2019.GUSTAVO GUAMAN

Además de estas complicaciones, la situación legal del bosque también está en el limbo, pues el convenio de adopción de espacio público, firmado entre el abogado y el Municipio, concluye este año y aún no está claro si se renovará.

La zona tampoco ha sido declarada área metropolitana protegida. Esta declaratoria era parte del convenio firmado entre las partes, la única del documento que no se ha cumplido.

“Después de la situación con el depósito de escombros y el robo de árboles, incluso nos colocaron un guardia y una caseta de seguridad para asegurar el bienestar del lugar, pero al no emitir la declaratoria, no hay una continuidad. Eso quiere decir que la próxima Alcaldía puede decidir que quiere que aquí haya un parqueadero, y no podremos hacer nada al respecto”, explicó Lugo.

IMG20201221121927

Dieciséis solicitudes de exploración minera se han solicitado para el Chocó Andino

Leer más

EXPRESO consultó a la Secretaría de Ambiente sobre la situación del relleno de El Trébol y el estado de la declaratoria. La entidad indicó que el tema lo manejaba la Gerencia de Administración de Parques y Espacios Verdes (Gapev).

Sin embargo, al consultar a dicha institución, esta señaló que “se hizo ya el pedido de declaratoria de área protegida de acuerdo a las consideraciones de la autoridad competente. Al momento, el proceso pasó a manos de la Secretaría de Ambiente”.

Otra dificultad ha sido la reducción de los auspicios necesarios para mantener la creciente flora del bosque. Desde su inicio, se ha invertido un promedio de $ 15.000 en la conservación, limpieza, mantenimiento y adquisición de nuevas especies de árbol. Pero producto de la pandemia, los fondos dejaron de llegar.

“La situación se volvió complicada para todos. Algunas empresas dejaron de aportar porque ya no podían hacerlo y lo que hemos podido conservar son ciertas donaciones privadas y acuerdos con entidades como el vivero municipal, que contribuyó con árboles. Si seguimos necesitaremos conseguir nuevos auspiciantes y más fondos”, comentó Lugo.

Pero no todo está perdido. Hasta que el convenio cese, él y Pedro Kingman, especialista en árboles continúan yendo a cuidar de las especies y esperan que estos terminen de implantarse en la tierra de El Trébol. “A largo plazo, la idea es que parezca que aquí siempre hubo un bosque. Continuaremos trabajando mientras podamos”, declaró.

Más de $ 3 millones para fondos ambientales

Cuatro grandes proyectos ciudadanos se financiaron el año pasado para procesos de recuperación ambiental en zonas como El Tejar, Carcelén, La Josefina y el Chocó Andino. Pese a las complicaciones generadas por la pandemia, el 90 % fue entregado. 

Ahora, la Secretaría de Ambiente alista la nueva convocatoria de los fondos ambientales, que este año contará con más de $ 3 millones para financiamiento. La fecha de apertura de la convocatoria aún no se ha anunciado.