Opinión

Política y acción de Odebrecht

En los últimos años y meses mucho se ha dicho sobre la compañía Odebrecht por beneficiarse de contratos de obra pública de diferentes gobiernos.

La empresa es un conglomerado brasileño especializado en trabajos de ingeniería y construcción de carreteras, oleoductos, represas, etc. y en la producción química y petroquímica.

Hoy se sabe que realizó un accionar de corrupción, cohecho y coima desde el 2006 en múltiples contratos y obras con diversos gobiernos. También se conoce cómo fue posible que Odebrecht desplegara, “tranquilamente”, un voraz proceso de reparto de beneficios a distintos funcionarios públicos. Entre 2006-2014 pagó $3.370 millones en sobornos. Saber esto es necesario en el periodismo de investigación y en un efectivo ejercicio de prensa libre. Hay que establecer cuántos de esos contratos tuvieron sobreprecios. Por la vía de la economía y de la política de la corrupción, Odebrecht obtuvo de diversos gobiernos no solo beneficios sino que además dañó la ética y las naciones, pues sabía conseguirlos a “cualquier precio”.

En el caso concreto del Ecuador no se trata únicamente de comprender y conocer quiénes recibieron los $33,5 millones sino cuáles y cuántas de esas obras fueron adjudicadas sabiendo que los precios y costos que referenciaba la empresa eran superiores a los de otros competidores. Esta es la parte que aún está en la sombra y que debiera investigarse por los organismos de control.

Finalmente, es preciso concluir que así como Odebrecht efectuó una economía y política de la corrupción por la vía del soborno y la coima, sus beneficiarios constituyen el otro lado de este proceso que va en el Ecuador más lento que en otros países. Parece que la empresa se acostumbró, hace algún tiempo, a efectuar este singular proceso económico y político de corrupción. Para ello articuló “especialistas” en este ejercicio de destrucción ética de la empresa privada, del Estado y de la función pública. Lo hasta aquí investigado y develado muestra mucho lo que sus ejecutivos han realizado y los gobernantes “amigos” han ejecutado para favorecer sus intereses. Todavía está en la oscuridad la lógica completa de perversión de Estados y funcionarios públicos que fueron sus aliados y amigos. Ojalá que lo que se está realizando avance a fondo y con premura.