Es la voz de la gente

  Editoriales

Es la voz de la gente

No es su voz la que hacen escuchar, sino la de los ciudadanos, que tienen derecho a que sus demandas sean atendidas en retribución a los recursos que entregan a las autoridades vía impuestos, y a estar informados con veracidad...

La función sustancial de la prensa es informar, dar a conocer a la colectividad aquellos temas que son de sumo interés para ella y que afectan su calidad de vida. Los medios de comunicación no buscan o eligen publicar temas o hechos por animosidad o simpatía hacia personas o casos, elevan a la luz pública los problemas y necesidades de los habitantes de una comunidad. 

No es su voz la que hacen escuchar, sino la de los ciudadanos, que tienen derecho a que sus demandas sean atendidas en retribución a los recursos que entregan a las autoridades vía impuestos, y a estar informados con veracidad y transparencia. 

A través de sus reportajes y notas, la prensa transmite los requerimientos de la población a las instituciones que ejercen el control y la planificación pública, y a las que gestionan los dineros de los contribuyentes para satisfacer sus exigencias e implementar soluciones, en ámbito cantonal, regional o nacional.

Cualquier organismo o funcionario que bloquee o intente disuadir o silenciar a un medio de comunicación por reflejar el sentir ciudadano, por investigar sobre asuntos de interés general o por indagar sobre el destino y buen manejo de los dineros públicos, está alterando o desvirtuando el orden natural de las cosas y atentando contra un derecho de la sociedad.