Editoriales

Volver al trabajo

En definitiva, luego de la larga “cuarentena” hay que recuperar el ritmo laborioso de la urbe y del país.

Hoy termina el estado de excepción. Salvo el incremento de los casos de coronavirus en Quito y la provincia del Pichincha, es destacable que en Guayaquil han pasado varios días sin que se produzcan fallecimientos causados por COVID-19. Lo que sí esta fuera de control es la pandemia de corrupción. Igualmente se ha incrementado otra patología social grave: la del desempleo y a esa solo se la puede combatir trabajando.

Por eso, es imperativo volver a las actividades productivas. El dilema entre economía o salud es falso. Sin una adecuada actividad productiva jamás se logrará garantizar la salud de los habitantes. Obviamente, es indispensable mantener las recomendaciones que a fuer de repetidas deben constituirse en rutina cotidiana: usar mascarilla, gafas protectoras, mantener la separación física, lavarse las manos con frecuencia; pero también salir a trabajar, superando inconsistencias que nadie entiende. ¿Por qué se puede empezar a circular de lunes a sábado pero no el domingo? Múltiples son las empresas que requieren de las ventas de fin de semana para completar su presupuesto. Por el estilo, ya es tiempo de reabrir las playas y extender las horas de atención de otros importantes sectores. En definitiva, luego de la larga “cuarentena” hay que recuperar el ritmo laborioso de la urbe y del país.