Editoriales

Las violencias de América Latina

América Latina está requiriendo una reingeniería total’.

América Latina ha devenido en un continente violento. La pandemia, en un terreno fértil, ha hecho de agente catalítico para precipitar todo género de reacciones: individuales y colectivas, que siembran el terror.

¿Por qué la pandemia tiene tanto impacto? Existen razones biológicas: el agente etiológico es mutante y muchas de esas variaciones tienen mayor letalidad y contagiosidad.

También hay razones en el ambiente social: dada la enorme brecha, los más pobres han sido golpeados inmisericordemente.

Por último, ello ocurre en ausencia de un sistema nacional de salud. El que se construyó a lo largo del tiempo fue destruido durante la década infame y además se corrompió.

En ese entorno, país por país son observables las necesidades: el sistema de partidos políticos ha colapsado y es urgente no solo su reforma: su sustitución. Hay que crear nuevas maneras de conducir la política.

La reactivación económica es otra gran demanda pero tiene un requisito que solo algunos países han recuperado: confianza. Otros, han sido tomados por mafias vinculadas al narcotráfico y todo tipo de actividades delincuenciales.