Vacunarse sin temor ni demora

  Editoriales

Vacunarse sin temor ni demora

"Lograr que un alto porcentaje de la población esté vacunado hace que cada vez menos gente se contagie por haber menor exposición al virus"

Es muy difícil que quien ya haya recibido las dos dosis de la vacuna se contagie y si se enferma, no se agravará ni correrá peligro de muerte. Por eso se vacuna primero a las personas de la tercera edad y con enfermedades preexistentes (las más vulnerables), que son las que pueden sufrir complicaciones serias, congestionando las salas UCI de los hospitales.

Lograr que un alto porcentaje de la población esté vacunado hace que cada vez menos gente se contagie por haber menor exposición al virus. Debido a ello, hasta que toda la población esté protegida, quienes ya están inmunizados tendrán que continuar utilizando mascarilla, para llegar al punto en que el virus deje de circular en la comunidad, sobre todo los jóvenes, que son quienes más se mueven y pueden transmitir en mayor medida la enfermedad.

Si queremos alcanzar la ansiada reactivación es prioritario vacunarse. Las restricciones de horarios, de aforos, etc., deben quedar atrás. Cada ciudadano tiene que asumir su responsabilidad individual para logra la inmunidad colectiva, y el único medio efectivo es la vacunación. El Gobierno debe iniciar ya una intensa campaña de información que acabe con mitos infundados e idear mecanismos que incentiven a la población a vacunarse, sin temores y sin demora.