Editoriales

Samborondón: ¿zona de riesgo?

"...el alcalde debe liderar la respuesta y emprender las acciones que sean requeridas para romper el ciclo vicioso de crimen organizado que se está gestando"

Las noticias de asaltos, robos de vehículos, sicariato en centros comerciales de alta gama, e inseguridad en las urbanizaciones toman cuerpo y causan alarma a la ciudadanía que radica y trabaja en el sector de La Puntilla. Es una de las áreas afluentes del Gran Guayaquil donde conviven familias, trabajan profesionales, hay notables centros educativos, y se da cabida a la ocupación de un número importante de obreros, jardineros, oficinistas y guardias de seguridad, entre otras múltiples ocupaciones.

También, lamentablemente, se está convirtiendo en un lugar atractivo de actividad para los pillos. Fuere la causa la crisis económica o el deterioro social, el punto es que se produce una grave afectación al ente social y económico. 

Esta situación demanda la atención inmediata de la autoridad municipal. Con pronunciamientos inequívocos de respaldo a la ciudadanía. Con planes de trabajo conjunto para ejecutar con la Policía a fin de identificar los sitios vulnerables, los delitos más frecuentes, los perfiles de las víctimas, y con la utilización de todos los instrumentos requeridos para el control del crimen, el alcalde debe liderar la respuesta y emprender las acciones que sean requeridas para romper el ciclo vicioso de crimen organizado que se está gestando.