Salvar al país

  Editoriales

Salvar al país

Salir de esta pesadilla solo será posible si quien toma las riendas del país en mayo próximo ejerce mano dura contra la delincuencia y lidera con firmeza el proceso de transformación del marco legal.

Golpeados por la inseguridad. Así estamos sobreviviendo los ecuatorianos. Pesimistas ante el futuro, vemos cómo el panorama, que ya es bastante incierto con las consecuencias de la pandemia, se oscurece todavía más con la ola de violencia que arrasa con el país y que a diario toma mayores dimensiones, aupada por la impunidad reinante. El asesinato del reconocido actor y animador de un canal de televisión conmocionó al Ecuador, corroborando la percepción de que nadie está a salvo. La falta de sanción, la casi inmediata liberación de los “sospechosos” por no poder demostrarse su culpabilidad, y las medidas sustitutivas que permiten a quienes delinquen cumplir las condenas en sus domicilios o incluso desempeñar funciones públicas portando un grillete, son consecuencia de las leyes vigentes, que también han permitido, por medio de la tabla de “consumo”, el florecimiento del microtráfico de drogas.

Salir de esta pesadilla solo será posible si quien toma las riendas del país en mayo próximo ejerce mano dura contra la delincuencia y lidera con firmeza el proceso de transformación del marco legal. Ese liderazgo se hará realidad únicamente si Ecuador elige bien el 7 de febrero pero para ello toda la ciudadanía tiene que involucrarse, informándose y meditando el voto para tomar la decisión correcta.