Robustecer la lucha contra la corrupción

  Editoriales

Robustecer la lucha contra la corrupción

El año que comienza debería estar signado por un esfuerzo concertado de lucha contra la corrupción

Que el actual régimen tiene entre sus prioridades la lucha anticorrupción está fuera de duda. Un ejemplo de ello fue la determinación de elaborar un código de ética para someter a los funcionarios públicos.

Debe reconocerse que hasta la fecha no se han evidenciado actos que atenten contra los escuálidos fondos del Estado, cometidos por ciudadanos designados para altas funciones por el poder Ejecutivo, pero, deporte nacional, los rumores sobran. Deseable es que únicamente se trate de eso: de rumores orientados a buscar hacer daño a la imagen del Gobierno, tal cual el de un presunto acuerdo para garantizar impunidad a funcionarios corruptos de la década infame.

Por lo demás, en cuanto a esclarecer la gran magnitud de casos pendientes y menos todavía en la recuperación de lo robado, están en deuda con el Ecuador todos los organismos de control.

Ojalá, y pronto, una acción coordinada de quienes los tienen a su cargo y aquellos por designarse, como el contralor general de la nación, evidencie que lo propuesto es una política que concierne al conjunto de los organismos establecidos para el efecto.

De momento, destaca el esfuerzo que viene cumpliendo la comisión de fiscalización de la Asamblea Nacional.