Editoriales

El periodismo está en deuda

Los silencios periodísticos o quizá una cierta tibieza, han permitido, de alguna manera, la desatención de las autoridades, el mal uso de los recursos públicos, el abuso de poder, la corrupción, la desinformación’.

Los medios de comunicación debemos hacer un ‘mea culpa’ por lo que no hemos hecho ni dicho, con la suficiente insistencia y sin decaer en la intensidad de la denuncia, sobre el acontecer nacional, en desmedro de la responsabilidad social que tenemos con los ciudadanos, la libertad de expresión, el desarrollo del país y la democracia.

Los silencios periodísticos o quizá una cierta tibieza han permitido, de alguna manera, la desatención de las autoridades, el mal uso de los recursos públicos, el abuso de poder, la corrupción, la desinformación.

En los medios han tenido más espacio las instituciones que los ciudadanos desatendidos en sus necesidades básicas. Ha hecho falta reclamar más, pedir cuentas a las instituciones y llegar hasta las últimas consecuencias para que les devuelvan a las comunidades en obras los dólares que reciben en impuestos. La falta de seguimiento constante a las buenas o malas noticias y a las investigaciones de hechos de corrupción, han sido la carta blanca para que muchos casos solo queden en escándalo por la desidia de quienes debían aplicar sanciones y recuperar lo robado.

Hay que salir de la zona de confort porque el país requiere de una prensa que no calle nada.