Editoriales

Noticias alentadoras para el mundo

No hay certeza de que se requiera o no repetir la vacunación. Lo que sí queda claro es que sería suicida abandonar la mascarilla, el lavado de manos o el distanciamiento físico.

Nada es más grato que comentar buenas noticias. Como no es posible desechar las malas, censurándolas, conviene destacar las positivas, y una de máxima significación es la vinculada en los avances para proporcionarle a la humanidad una buena vacuna contra la COVID-19.

Lo primero a destacar es la velocidad entre la aparición de la pandemia y el hallazgo de una vacuna. El mecanismo que lo ha hecho posible son alianzas entre universidades y centros de investigación científica con sectores empresariales de diversos países. Por ahora, el campanazo lo da la asociación entre Oxford con la farmacéutica AstraZeneca pero, se sienten próximos a un logro similar investigadores de Israel, China, Rusia, Alemania con Estados Unidos. Hasta Corea del Norte se atribuye una próxima contribución.

En esencia, se ha logrado producir anticuerpos contra el coronavirus a partir de un adenovirus (especie distinta al coronavirus) modificado. A la fecha, los resultados en los estudios de prueba son mejores que los obtenidos con suero de convalecientes. Cabe entonces saludar con gratitud el esfuerzo cumplido. No hay certeza de que se requiera o no repetir la vacunación. Lo que sí queda claro es que sería suicida abandonar la mascarilla, el lavado de manos o el distanciamiento físico.