Editoriales

Mano a mano para el progreso

"El esfuerzo de la autoridad local debe ser complementado por el privado, con desarrollos comerciales e inmobiliarios que también busquen el bienestar y el progreso de la colectividad, cumpliendo con altos estándares"

Los buenos alcaldes, a través de su gestión, dan una mejor calidad de vida a la comunidad que representan, optimizando los recursos al asignarlos a las necesidades prioritarias de la población, basándose en un plan maestro elaborado por profesionales en urbanismo, movilidad, medioambiente, innovación, emprendimiento, turismo, etc., y en el análisis de las oportunidades y fortalezas de la ciudad, así como de sus desventajas y amenazas. El esfuerzo de la autoridad local debe ser complementado por la iniciativa privada, con desarrollos comerciales e inmobiliarios que también busquen el bienestar ciudadano y el progreso de la colectividad y que cumplan con estándares de excelencia antes no contemplados pero hoy indispensables, como extensas áreas verdes que contribuyan a atenuar la temperatura y a oxigenar el entorno, a la vez que eleven la plusvalía y generen gran afluencia de público, volviendo las zonas más seguras, por la alta concurrencia, y generando emprendimientos en los sectores circundantes. Se requiere además la implantación de suficientes plazas de parqueo (públicas y privadas) y la implementación de un plan integrado de movilidad que provea de un transporte público eficiente, cómodo y seguro, permitiendo a la vez el desplazamiento de ciclistas y peatones, sin riesgos.