Editoriales

Guayaquil en el abandono

"Pero para darle el mantenimiento, lo que falta es respeto a los contribuyentes que pagan impuestos para vivir en una mejor ciudad"

Basura acumulada en veredas, calles llenas de baches, charcos en las esquinas en pleno centro, aceras y bordillos destruidos, pasos elevados despintados y con juntas desgastadas, canalización e iluminación deficientes, barrios y nuevos desarrollos urbanos sin áreas verdes, tráfico caótico… Es la cara actual de Guayaquil. La ausencia de planificación es palpable en el Puerto Principal, donde en ausencia de un plan maestro se dan soluciones parche, insuficientes para reorganizarlo. Pero para darle el mantenimiento, lo que falta es respeto a los contribuyentes que pagan impuestos para vivir en una mejor ciudad. La emergencia sanitaria y la crisis económica agravada por la pandemia son problemas suficientes como para que a ello se sume el deterioro de la infraestructura y fachada de Guayaquil. Un centro que agoniza invadido por la prostitución, la desolación y la suciedad, es muestra de lo que se replica en otros muchos sectores de la urbe, donde el abandono es cada vez mayor.

La prestación de servicios públicos y la construcción de obra pública con calidad, eficacia y eficiencia, para toda la población, así como la promoción del turismo, entre otras áreas, son competencias municipales que evidencian gran descuido, falencias que deben ser superadas urgentemente por la Alcaldía.