Editoriales

Otro gobierno sin mesa servida

¿Cómo, en esas condiciones, se va sostener la dolarización?

Sin duda, en esas condiciones, sin mesa servida, asumirá el nuevo gobierno. Con abundante deuda ya consumida pero todavía impaga; con petróleo prevendido (a pérdida) y posiblemente sin oleoducto y sin refinería; con impuestos cobrados por anticipado y también a la salida de capitales, lo cual desestimula la inversión extranjera y obliga a contratar más deuda para cubrir los dividendos de la previa.

¿Cómo, en esas condiciones, se va sostener la dolarización? Respuesta sencilla. En esas condiciones no se sostendría la dolarización. Está haciendo falta un plan económico para enfrentar una contingencia que va desde la crisis económica al coronavirus, pasando por una insaciable corrupción en un entorno, lógico, de profunda desconfianza en el porvenir.

¿Qué hacer, partiendo de que no existe capacidad de modificar desde fuera del gobierno los negativos factores arriba anotados? Parece haber llegado el tiempo de que los sectores empresariales en conjunto con los sectores sociales, los académicos y lo que aún subsiste de los partidos políticos, hagan un esfuerzo por orientar el ahora disparatado accionar del Ejecutivo y traten de obtener un compromiso en común respecto a las medidas imperativas a ser tomadas en el próximo gobierno, cualquiera que sea el triunfador.