Editoriales

A la espera del Plan Maestro

"La crisis económica generada por la COVID-19 hace que sea más asequible la contratación de expertos internacionales"

Guayaquil necesita una planificación a mediano y largo plazo que permita el desarrollo de una ciudad bien pensada, superando el cortoplacismo de las últimas décadas y garantizando verdadera calidad de vida para sus habitantes.

La construcción de ciclovías y la arborización anunciadas, deben estar integradas en un Plan Maestro que abarque los grandes problemas actuales y también las varias aspiraciones de la comunidad, pero con soluciones viables, que priorizando temas urgentes proyecten con visión las necesidades futuras en un mundo cada vez más globalizado y con amenazas latentes, como nuevas pandemias y las consecuencias del calentamiento global.

Reactivar el centro, crecimiento urbano vertical, reciclaje, arborización idónea, transporte público eficiente, prevención de inundaciones, edificaciones inteligentes multiuso, rescate del río y el estero, manejo del tráfico, control de la delincuencia, etc., son parte de un amplio trabajo que debe hacerse dejando de lado la improvisación y la novelería. La crisis económica generada por la COVID-19 hace que sea más asequible la contratación de expertos internacionales. La Municipalidad podría contactar a los mejores arquitectos y urbanistas del mundo para darle a Guayaquil el Plan Maestro que tan urgentemente necesita.