Editoriales

El IESS, en paliativos

"El silencio de Finanzas ante la descapitalización del IESS -siendo el Gobierno el mayor deudor- envía una sola señal: la caída de la Seguridad Social, de las pensiones o de la Salud no está entre sus prioridades"

Sería interminable ponerse ahora a refrescar todas las veces que una autoridad o entidad internacional han advertido a Ecuador sobre los problemas de viabilidad de la Seguridad Social. Pero hay una voz de alarma reciente que puso fecha al abismo y que, a juzgar por la falta de reacción oficial, ha sido ignorada. Como quien está anestesiado de oír pedidos de auxilio.

Agosto. Faltan tres semanas y el Gobierno, que es el principal deudor del IESS, sigue callado y sin entregar los recursos pendientes. Está en riesgo el pago de las pensiones y de las prestaciones de Salud. Ese inmovilismo envía una sola señal a los trabajadores y a los pensionistas que dependen del sistema: que ni ellos ni la caída de la Seguridad Social están entre las preocupaciones prioritarias. 

Finanzas debe dejar ya de hacer oídos sordos y pagar el aporte del 40 % al que se comprometió el presidente. Es su responsabilidad solucionar el problema y será su responsabilidad lo que ocurra si no se entregan los recursos debidos en tiempo. Ahora, buscan eso: tiempo. Recurren a la desinversión en ahorros pero, a más de servir de parche provisional, ese tipo de operaciones solo agravará la situación posterior de los fondos.