Editoriales

Descontrol imperdonable

"El desempleo trae pobreza y la proliferación de la prostitución, microtráfico, violencia y delincuencia generalizada"

Las playas de General Villamil no se abrieron en el feriado de noviembre. Los comercios y restaurantes que se habían preparado para recibir a los turistas, tal como lo hicieron para el 9 de Octubre, vieron perdidas las inversiones que realizaron en preparación para los días de descanso. En otros balnearios las medidas fueron menos severas pues se mantuvieron abiertas las playas, aunque con horarios y aforo limitado. Pero debido al anuncio de estas restricciones acogieron a un turismo disminuido. Una vez más quienes respetaron las reglas vieron afectados sus ingresos, mientras que debido a la falta de control, en muchos puntos de la costa y sobre todo en las ciudades, se irrespetó la prohibición de realizar fiestas y eventos de asistencia masiva.

Los esfuerzos por detener la propagación del virus no pueden seguirse centrando en limitaciones que afecten la actividad productiva, pues ello desemboca en quiebras y despidos. El desempleo trae pobreza y la proliferación de la prostitución, microtráfico, violencia y delincuencia generalizada. Las autoridades deben insistir en la responsabilidad de cada ciudadano de cuidarse a sí mismo y controlar que, efectivamente, así lo hagan, para que los negocios y emprendimientos puedan sobreponerse a la crisis. Un nuevo confinamiento acabaría con la economía.