Editoriales

No coma chismes

"Lo que le cuenta el vecino no es lo que pasa en la realidad. Siempre se han escuchado historias, pero hasta ahora, el ciudadano sabía discernir entre bulos y noticias. Hasta ahora"

De lo que le cuenta su vecino o el tendero de la esquina a lo que pasa en realidad hay un abismo. Siempre ha existido el chisme, siempre se ha movido más rápido y lejos que la luz y siempre, hasta ahora, había quedado en chisme. El ciudadano que quería saber qué pasó con un asunto determinado iba a las fuentes acreditadas: ya fueran comunicados oficiales o información periodística.

Con las redes sociales, el chisme se ha colado en el almuerzo informativo de todas las casas como la comida rápida. Pero así como esa comida rápida puede causar estragos en el metabolismo, el nuevo chisme que ronda en las redes sociales, aderezado con desinformación, juego de intereses y, en muchas ocasiones, directamente mentiras con ánimos incendiarios, está contaminando la capacidad de discernir de los ciudadanos informados. Aquí nadie le va a decir que lea un periódico o vea un canal. Véalos todos y forme su opinión. Consuma alimentos informativos sanos y métale si quiere ‘fast-news’ de cuando en cuando para contrastar, pero no se quede solo en lo básico y superficial. De eso se aprovechan los gobernantes para colarle verdades tergiversadas y, después, usted se indigna por no haberse dado cuenta a tiempo del engaño.