Cinismo

  Editoriales

Cinismo

La contundente realidad vuelve cada vez más evidente la desbordante corrupción que se cernió sobre el país...

“Los corruptos siempre fueron ellos" es la frase con la que el líder del régimen que gobernó de 2007 a 2017 y sus colaboradores han querido exculparse de todo lo que se ha ido descubriendo hasta hoy, intentando traspasar la responsabilidad a otros. Pero la contundente realidad vuelve cada vez más evidente la desbordante corrupción que se cernió sobre el país, confirmando todo lo denunciado por años. No se puede olvidar las hidroeléctricas y las fallidas refinerías, sobredimensionadas con el fin de cobijar coimas más jugosas; las Escuelas del Milenio, ubicadas sin criterio, obligando a niños y jóvenes del área rural a largas caminatas diarias, de ida y regreso, para asistir a clases; las carreteras con sobreprecios, los aeropuertos donde no hay pasajeros ni aviones; los helicópteros Dhruv, el sistema Sucre. Tampoco las glosas encubiertas o congeladas, o los dictámenes sin sentido de los fiscales de la época. El retiro de la base de Manta, la ausencia de radares que controlen el espacio aéreo y el ingreso indiscriminado de extranjeros, por nombrar unos cuantos casos de una larga lista.

Todo lo que estaba bajo tierra empieza a brotar. Pero a la justicia norteamericana, que está confirmando mucho de lo denunciado localmente, no se la puede acusar de persecución política.