Ciclismo de alto riesgo

  Editoriales

Ciclismo de alto riesgo

Varios factores vuelven al ciclismo una opción de movilización peligrosa e implican tanto a las autoridades como a la ciudadanía’.

Aunque la tendencia mundial es privilegiar la movilidad sostenible, nuestras ciudades no brindan las condiciones necesarias para que trasladarse en bicicleta sea seguro. Hoy es un riesgo que muchos asumen y que algunos ya han pagado con su vida, mientras que los causantes de las muertes permanecen impunes.

Un nuevo ciclista acaba de incrementar la cifra de fallecidos en accidentes de tránsito. Esta vez víctima de un conductor que rodaba a exceso de velocidad en estado etílico.

Varios factores vuelven al ciclismo una opción de movilización peligrosa e implican tanto a las autoridades como a la ciudadanía. Pese a que se ha hablado de un Plan Integral de Movilidad Urbana Sostenible de Guayaquil, y que los domingos se ha habilitado un carril para la actividad Samborondón en bici, la ciclovía de ese cantón, la de la vía a la Costa o los tramos exclusivos para bicicletas del centro de la ciudad no son rutas seguras para los usuarios, ni se las mantiene en buen estado. Asimismo, hace falta mayor control de la circulación por parte de las agencias de tránsito, que se inicie una campaña intensiva de educación vial para crear conciencia de la vulnerabilidad del ciclista y que se sancione a los responsables de los accidentes con todo el rigor de la ley.