Editoriales

Chile en riesgo

"...es de esperar ahora la suficiente madurez en los constituyentes designados de entre los representantes de los movimientos sociales, la mayoría de ellos vinculados a la izquierda radical"

Lo que ocurre en Chile sorprendió a un continente que desde fuera no percibía la gran brecha que separa a los chilenos, puesto que comparando la calidad de sus servicios con sus similares de América Latina la distancia, favorable al país de la estrella solitaria, era enorme.

La lección a no olvidar es que las comparaciones hay que hacerlas dentro de la nación de que se trate y no únicamente equiparándola con otras. Con eso por delante, es de esperar ahora la suficiente madurez en los constituyentes designados de entre los representantes de los movimientos sociales, la mayoría de ellos vinculados a la izquierda radical. La posibilidad de la desmesura, que vaya más allá de las actuales posibilidades de la economía, puede crear un producto constitucional que extreme las aspiraciones haciéndolas irrealizables y creando un clima de tensión social que haga ingobernable a la república. En todo caso, mirando otros ámbitos de la situación, cabe destacar cómo el pueblo chileno reclama y persiste con su exigencia en las calles, respecto a lo que su clase política se ha olvidado de considerar o ha decido mantener sin resolver. Bueno sería que ahora, en ese laboratorio político que siempre ha sido Chile, se cree un producto con capacidad de volver a ilusionar al continente en sus aspiraciones de progreso con equidad.