Editoriales

Un auspicioso 2020

Es sano intentar cierto optimismo en el inicio de un nuevo periodo anual.

Sí. Pese a todo, es posible presagiar buenos augurios para este nuevo año que comienza hoy. Algunos atracos han quedado descubiertos y será poco probable que el país permita que se repitan, dándole una nueva oportunidad a sus autores. Así, es posible esperar mejores resultados en la lucha contra la corrupción.

Un factor clave para esperar conseguirlo es que estará ampliamente vigilada, de modo que la nada satisfactoria administración de justicia, con toda seguridad enderezará el rumbo cuando, a confesión de parte... se siente “amenazada” por la fiscal de la República. Su independencia es indispensable en ánimo a que sus veredictos no obedezcan a presión externa alguna pero, tampoco a cualquier otro tipo de “estímulos”. Es indispensable dicho logro, siempre. Y con mayor razón cuando el país percibe la sombra de los dineros del narcotráfico con alto nivel de influencia. Por supuesto, también el de los recursos generados por el asalto a los fondos públicos, que permite a quienes los atracaron contar con amplios medios para su defensa. En ese mismo terreno hay que tomar todas las previsiones del caso para evitar que los fondos partidarios se nutran con el auspicio de dinero sucio. Permitirles control sobre dignatarios de elección popular a los narcotraficantes sería sumamente dañino.